SGS abre en el PEPA su escuela de seguridad más grande de España

Demostración en la inauguración de SGS en Avilés. /  MARIETA
Demostración en la inauguración de SGS en Avilés. / MARIETA

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

La multinacional SGS, especializada inspección, verificación y certificación, inauguró ayer en el Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) su escuela de seguridad, unas instalaciones en las que facilitarán a las empresas la formación de sus trabajadores en materia de seguridad y prevención de riesgos en un entorno industrial. En la nave en la que se ubica se han reproducido entornos reales de trabajo, por ejemplo espacios confinados o postes eléctricos o columnas elevadas, lo que permite simular accidentes para que los trabajadores sepan cómo actuar en casos de emergencia.

La multinacional dispone de otras tres instalaciones con estas características en el país (Sevilla, Cartagena y Puertollano), «aunque la de Avilés que hoy inauguramos es la más grande. Yo diría que no hay ninguna escuela como esta en toda España», señaló el director general de la compañía en España, Alejandro González.

SGS cuenta desde hace dos años con un centro en Gijón, «el espacio allí es compartido con todos los servicios que ofrecemos, y aquí estará específicamente dedicado a la formación práctica, un servicio especializado en que simularemos situaciones deseadas y las que no lo son para que los trabajadores puedan aprender a manejarse cuando surge una complicación», indica Borja del Valle, responsable de la escuela de seguridad.

En la inauguración del centro estuvieron también responsables de algunas de las empresas con las que ya trabajan como DuPont, ArcelorMittal, EdP o el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias. El año pasado en sus instalaciones de Gijón se formaron mil trabajadores.

Borja del Valle explicó a los presentes los pilares en los que se basa la formación que impartirán en esta escuela que son básicamente un control de los formadores y de los contenidos formativos, una metodología que utiliza las emociones para que el aprendizaje sea más fácil, la obtención de acreditaciones que reconocen la validez del trabajo de la empresa y los recursos formativos, no solo las aulas espaciosas y que favorecen el aprendizaje sino también los equipos. «No enseñamos teóricamente cómo se coloca una arnés, el alumno se coloca el arnés y así aprende. Tenemos una ratio de un profesor por seis alumnos e incluso uno por cada cuatro en situaciones complejas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos