Absueltos los responsables del club Tentaciones del delito contra los derechos de los trabajadores

Dos de los acusados, acompañados de su abogado el día de la vista oral. /P. LORENZANA
Dos de los acusados, acompañados de su abogado el día de la vista oral. / P. LORENZANA

La sentencia asegura que no puede estimar acreditado que la actividad que desempeñaban las camareras de alterne fuese de carácter laboral

LA VOZ DE AVILÉS AVILÉS

Los responsables del club de alterne Tentaciones en Castrillón han sido absueltos del delito contra los derechos de los trabajadores del que los acusaba la Fiscalía del Principado de Asturias, que pedía para J. L. D., Y. A. P. D. y A. L. A. seis años de prisión, inhabilitación del derecho de sufragio pasivo durante la condena y multa de doce meses a razón de doce euros de cuota diaria, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de falta de pago. También solicitaba el cierre del local durante cinco años por tener a camareras de alterne trabajando sin estar cotizando en la Seguridad Social.

La sentencia defiende que la sala «no puede estimar acreditado que la actividad que desempeñaban las personas que aparecen reseñadas por el Ministerio Fiscal fuese de carácter laboral, percibiendo en el cobro de las cantidades de dinero determinadas por el club, pos estar en compañía de clientes ya fuese en la zona del bar o en zonas reservadas, ni que la empresa facilitara a tal fin los medios necesarios (tales como local, transporte, suministro de bebidas, zonas reservadas y que de las cantidades obtenidas un porcentaje fuera para la empresa y otro para la trabajadora), no pudiendo descartarse que carecieran de relación laboral con los acusados».

El juez defiende que procede «dictar sentencia absolutoria» dado que «no hay prueba de cargo que permita afirmar que las referidas mujeres desempeñaran actividad laboral en el Club Tentaciones dentro del horario de apertura al público, a cambio de una retribución relacionada con la actividad del establecimiento y que se diera por ello una relación laboral que imponía al empresario la obligación de darlas de alta en la Seguridad Social, evidenciando una voluntad incumplidora de una obligación legal».

El Ministerio Fiscal sostuvo durante la vista oral que una de las acusadas es la administradora y legal representante de la sociedad responsable del establecimiento Tentaciones, club dedicado a la prostitución y al alterne, situado en Castrillón. La acusada, el 4 de noviembre de 2015, confirió poder especial a otros dos acusados para que pudieran vigilar y dirigir la marcha del club. Además, uno de ellos es el encargado del establecimiento, esto es, la persona que se ocupa de la gestión diaria y de su normal funcionamiento.

El 27 de mayo de 2016, en una visita realizada por miembros de la Inspección de Trabajo y miembros del Grupo Operativo de Extranjeros de la Policía Nacional, se constató que en el establecimiento se encontraban trabajando como camareras de alterne y captadoras de clientes para las distintas actividades de la empresa, once personas que no estaban dadas de alta en la Seguridad Social, algunas de las cuales carecían de permiso de estancia y residencia en España y se encontraban en situación ilegal.

Cuatro meses después, el mismo grupo policial realizó una nueva visita al local. Fue el 19 de agosto, y aquel día descubrieron que la situación poco o nada había cambiado. Otras once mujeres se encontraban trabajando allí con las mismas funciones de las anteriores, es decir, las de servir copas a los clientes y captarles para otras actividades. Tres de ellas habían sido identificadas en la visita anterior, y seguían sin estar dadas de alta en la Seguridad Social. Como en mayo, algunas carecían de permiso de residencia y se encontraban en situación ilegal.

La Fiscalía considera que los hechos relatados son constitutivos de un delito continuado contra los derechos de los trabajadores , por lo que solicita que se condene a cada acusado a seis años de prisión, inhabilitación del derecho de sufragio pasivo durante la condena y multa de doce meses a razón de doce euros de cuota diaria, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de falta de pago. También el abono de las costas por mitad. Además, solicita que se condene a la sociedad en relación con el establecimiento Tentaciones, a la suspensión de actividades y clausura del local durante cinco años.

En concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía pedía que los acusados indemnicen conjunta y solidariamente a la Tesorería General de la Seguridad Social en las cantidades que han dejado de ingresar, todo ello más los intereses legales.

La sentencia absolutoria rechaza esas peticiones de pena y declara de oficio las costas judiciales causadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos