Acepta dos años de cárcel por dejar ciego de un ojo a su cuñado en el velatorio de su madre

Los letrados, antes del inicio del juicio. /PABLO LORENZANA
Los letrados, antes del inicio del juicio. / PABLO LORENZANA

Deberá indemnizar a la víctima con 27.250 euros por las lesiones causadas y con 36.000 por las secuelas

MARÍA MARTÍNAVILÉS

El juicio por el caso del hombre que agredió a su hermano político en el tanatorio de Aviles, tras enterarse de que nadie le había comunicado el fallecimiento de su madre, tuvo lugar esta mañana en la Audiencia Provincial de Oviedo. El acusado reconoció los hechos y aceptó la pena de dos años de prisión y tres años de orden de alejamiento que finalmente le pidieron la Fiscalía y la acusación particular, tras llegar a un acuerdo. Un tiempo bastante inferior al que pedían en un principio, que llegaba a los nueve años de cárcel. Además se le impone un pago de la responsabilidad civil en cuotas, por el cual el condenado debe indemnizar a su cuñado con 27.250 euros por las lesiones causadas y con 36.000 por las secuelas.

La abogada de la defensa, Raquel Rozalén, calificó a la salida del juicio el acuerdo como «muy provechoso» y admite que «posiblemente la pena de dos años que se le ha impuesto quedará suspendida». Comentó que no fue difícil llegar a un acuerdo con la acusación particular «por ser los implicados familia».

El sentenciado estaba acusado de haber agredido a su cuñado el día 19 de marzo de 2014 en el tanatorio de Avilés, en el que se presentó tras enterarse de que su madre había fallecido y su familia no le había avisado. A causa de esta pelea, la víctima perdió la visión en uno de sus ojos.