Una administración de lotería con cinco premios en menos de un año en Avilés

Sandra Iglesias y Cristina García, con el cartel del premio. / MARIETA
Sandra Iglesias y Cristina García, con el cartel del premio. / MARIETA

«Es como que no te lo crees», dicen en el establecimiento de Versalles

C. DEL RÍOAVILÉS.

La historia se repite en la administración número 8 de Avilés, en la calle Covadonga, en Versalles. Vuelve a entregar un premio y ya van cuatro en menos de un año. En este caso la suerte ha venido con la Bonoloto del lunes, que dejó 79.336 euros por un boleto de segunda categoría, con cinco números acertados más el complementario (9, 19, 22, 31, 39, 46; C-7).

Sandra Iglesias y Cristina García, empleadas del establecimiento y acostumbradas a ser portadoras de buenas noticias, despachaban ayer apuestas mientras comentaban con algunos clientes la última buena nueva. No con todos, porque para alguno como Lorenzo Blázquez apostar es una costumbre ajena a los acontecimientos externos. «No, no sabía que habían dado un premio. Yo vengo y meto los 'cacharros' en la máquina y ya está», explicaba a propósito de su rutina. Claro que él está bien rodado en estas lides y sabe que ni la preocupación ni la investigación sirven para nada. «Me tocó tres veces la Quiniela de 14. En los setenta, en los ochenta y en 2003. Antes tocaba poco. Los primeros premios fueron de diez mil pesetas y el último, de medio millón (también de pesetas)», confesó.

Anécdotas al margen, Cristina García explicaba que no terminan de estar acostumbradas a esto de dar premios. «Es como que no te lo crees. Además, salvo el Joker, el más pequeño de hemos dado de los 'importantes', todos han salido entre junio y septiembre», analizó. Se refería a los 10.000 euros del sorteo de la Lotería Primitiva del pasado 8 de diciembre. El penúltimo premio después de que la racha comenzara con una Primitiva el 25 de agosto de 2018 (527.761 euros), siguiera con una Bono Loto al mes siguiente, el 27 de septiembre de 2018, (1.883.627 euros) y una Lotería Nacional el pasado 24 de enero (600.000 euros a razón de 30.000 por décimo).

La joven no sabía a quién podía corresponder, pero sí que se había sellado el mismo lunes, un día frenético. «Los lunes siempre hay más trabajo», afirmó. Esta semana, y por 'culpa' de este premio, también se espera animada. Es la ley no escrita de la lotería. Cuando una administración da un premio importante, las ventas crecen. Se enteraron de que habían llevado de nuevo la suerte a alguno de sus clientes el lunes por la noche. «Mi novio lo vio en la página web de LA VOZ DE AVILÉS y me lo dijo. Hizo un pantallazo y se lo enviamos a ella (por Cristina) y a la jefa», a la que de nuevo este premio pilla de vacaciones, explica Sandra Iglesias. Una feliz coincidencia, sin duda.

Los clientes que ayer por la mañana se pasaron por el despacho fueron los habituales como Lidia Pereira o Juan González. «Acabo de ver en el periódico que tocó un premio. Yo vivo aquí al lado y juego habitualmente, solo dos euros a la semana, con la esperanza de que me toque», afirmó la primera. Al igual que ella lo hace González que «aunque tengo una pensión y dos hijos trabajando, juego para que me toque. ¡Como todo el mundo!»