El agua subterránea sale a la superficie