Las aguas de la ría se tiñen de verde por la presencia de algas

La ría, con el agua de color verde. / MARIETA
La ría, con el agua de color verde. / MARIETA

El cambio de color fue especialmente visible en la zona cercana al muelle pesquero y se aventura que pudieron llegar con el movimiento de las mareas

RUTH ARIASAVILÉS.

Las aguas de la ría de Avilés se tiñeron ayer de un color verde que llamó la atención de los paseantes y trabajadores que se encontraban en la zona cercana al muelle pesquero. Algunos pensaron que se trataba de un vertido, pero nada más lejos de la realidad, ya que el color averdosado del agua no se debía a ningún componente químico sino natural: las algas.

Aún no se ha averiguado si se trata de ejemplares que llegaron por e efecto de las mareas o si es que las algas se han instalado en la ría como consecuencia de su mejora ambiental.

La descomposición de este material vegetal es lo que hace que las aguas cambien de color, aunque es un fenómeno mucho más frecuente en aguas estancadas, sobre todo en lagos y lagunas, y mucho menos en zonas como la ría de Avilés en las que el agua está en constante movimiento, aunque en este caso se produjo durante la marea baja.

En los últimos días han sido varios los municipios costeros que han visto sus playas invadidas de ocle en tal cantidad que se han visto obligados a solicitar ayuda a Costas para la limpieza de los arenales, y parece que la abundancia ha llegado también a lugares donde no tenían presencia.