El San Agustín, primer hospital asturiano en unir la hemodiálisis y el deporte

Desde la derecha sentados, Feli Rodríguez y Antonio Álvarez (Alcer-Avilés), Rogelio García (presidente de Alcer Asturias), Enrique González (gerente del Hospital), Ana Suárez (jefa de Enfermería) y Fernando Mancheño (director económico). De pie junto al jefe de Nefrología (izquierda) miembros del equipo de Rehabilitación y Hemodiálisis. /  MARIETA
Desde la derecha sentados, Feli Rodríguez y Antonio Álvarez (Alcer-Avilés), Rogelio García (presidente de Alcer Asturias), Enrique González (gerente del Hospital), Ana Suárez (jefa de Enfermería) y Fernando Mancheño (director económico). De pie junto al jefe de Nefrología (izquierda) miembros del equipo de Rehabilitación y Hemodiálisis. / MARIETA

La donación por parte de Alcer del material permitirá a los pacientes hacer ejercicios que contribuirán a mejorar su calidad de vida

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

El Hospital Universitario San Agustín va a ser el primer centro sanitario asturiano en el que se va a unir el tratamiento de hemodiálisis a la práctica de deporte gracias a la donación de material deportivo al centro realizada ayer por la Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades de Riñón, Alcer.

El jefe del servicio de Nefrología, José María Baltar, recordó que existen «evidencias científicas» de los beneficios del ejercicio físico para estos pacientes, tanto fisiológicos como psicológicos, incluso aumento de la supervivencia. El centro avilesino atiende a 62 pacientes, entre quince y dieciséis en cada uno de los cuatro turnos diarios, y más del 60% han mostrado ya su disposición a participar en este programa. «Son cuatro horas de tratamiento sentados tres días a la semana, muchos leen y otros ven la televisión o duermen, ahora podrán hacer deporte en estas horas que pasan en el hospital, algo que será beneficioso para su calidad de vida», explica el médico.

El presidente de la asociación en Asturias, Rogelio García, indicó que la donación de ayer es la culminación de un programa que se puso en marcha en noviembre del año pasado. En la elección de los aparatos y en el diseño del programa de ejercicios colaboró uno de sus socios trasplantado que practica triatlón, Manuel Monasterio, y también dos de las enfermeras de este servicio en el hospital avilesino, Sonia Cabanelas y Lorena Fernández. Además, el centro ha contado con el área de Rehabilitación para cerrar un círculo para que estos enfermos de riñón puedan realizar ejercicios con garantía médica.

El material donado está compuesto por cuatro cintas elásticas de pilates de tonificación fácil, seis accesorios de gimnasia y tonificación de la mano y el antebrazo, tres pedaleadores, una mancuerna de un kilo, dos de medio kilo, un pack de pesas de lastre para muñecas y tobillos de medio kilo y otro de un kilo y tres pelotas pequeñas.

El Hospital Universitario San Agustín será el primero en Asturias en poner en práctica este programa, pero la experiencia ya se ha llevado a cabo en otros centros sanitarios y de investigación. Después de conectarse a la máquina de diálisis, una vez que las variables que mide se estabilizan, se inicia el ejercicio, que se centra sobre todo en el tren inferior. A parte de mejorar la movilidad, los que han participado en este programa también han notado sus beneficios para reducir la ansiedad y la depresión, así como los problemas de sueño. La actividad física durante el tratamiento también ayuda a reducir los calambres y adormecimiento de las extremidades al tiempo que disminuye la degradación de la proteína muscular.

Atención permanente

La Asociación para la Lucha Contra las Enfermedades de Riñón cuenta en el Principado con aproximadamente cuatrocientos socios. Su labor es de atención permanente al enfermo «que necesita mucha ayuda» y desde hace algún tiempo también a la familia «porque antes estábamos equivocados y la familia es fundamental que también entienda esta enfermedad», indicó su presidente en Asturias.

«Te cambia completamente la vida, solo piense que, por ejemplo, a la diálisis le tienes que dedicar igual siete o más horas al día, porque además del propio tratamiento, también pasas mucho tiempo en las ambulancias haciendo las rutas establecidas para llegar al hospital; pero además cambia la alimentación, hay hábitos que te han acompañado toda la vida que debes cambiar...». De ahí que la asociación cuente con un equipo de atención en el que se encuentra el psicólogo, la trabajadora social y también el nutricionista.

 

Fotos

Vídeos