La alta ocupación de este puente remata un buen año para los hoteles avilesinos

Dos turistas fotografían el palacio de Valdecarzana durante su recorrido por el centro de la ciudad ayer. /PATRICIA BREGÓN
Dos turistas fotografían el palacio de Valdecarzana durante su recorrido por el centro de la ciudad ayer. / PATRICIA BREGÓN

El sector local constata un incremento de la actividad y un mejor comportamiento del turismo de ocio

Fernando Del Busto
FERNANDO DEL BUSTOAvilés

Los hoteles avilesinos viven el actual puente de la Constitución-Inmaculada con unos altos índices de ocupación que representan el colofón a lo que consideran un buen año, según indican los responsables de todos los establecimientos consultados.

En un primer balance, los diferentes hoteles confirman la masiva asistencia de turistas y la tendencia a incrementar la duración de las estancias, si bien en los últimos días el empeoramiento del tiempo se ha traducido en algunas cancelaciones. Este elemento positivo tiene su contrapunto en que se sigue apreciando un gran control del gasto por los turistas.

De esta manera, los hoteles avilesinos encaran el fin de año de una manera positiva. El turismo de empresa sigue siendo la base principal de su actividad, lo que se traduce en una caída de ocupación de manera generalizada durante las vacaciones navideñas, cuando se reduce también la actividad empresarial. Incluso hay casos, como el Hotel Don Pedro, que cierra por vacaciones del 22 de diciembre al 8 de enero.

Más información

En este escenario existen excepciones, como la actividad en Nochevieja y la repercusión de las cenas de empresa de estas fechas y también de fiestas como Nochebuena y Navidad, que disparan los encargos de comidas, o la comida de Reyes, que se ha generalizado y que también beneficia al sector.

Así, Daniel Fidalgo, director del Hotel Silken Villa de Avilés, confirma que «han mejorado los resultados de este puente respecto al de 2016. Hay que tener en cuenta que este año las fechas son más favorables al caer uno de los festivos en viernes». El empeoramiento del tiempo en la segunda parte del puente se ha traducido en algunas cancelaciones.

El análisis de Fidalgo es traspasable al resto de hoteles. Igual sucede en el Hotel Palacio Valdés, su directora, Ana Vizoso, confirma que se viene produciendo un incremento en la actividad, «pero controlando mucho los gastos. No creo que lleguemos a alcanzar las cifras previas a la crisis, pero creo que sí se va a ir incrementando el gasto paulatinamente».

Vizoso destaca el esfuerzo que se viene haciendo en la promoción de la ciudad como destino para los diferente subsectores del turismo. «Se trabaja en la marca Avilés para que nos sigan ‘ubicando’ y teniendo en cuenta para pequeños eventos en los que tanto nuestra dimensión, como todos los servicios que ofrecemos en los diferentes sectores, hacen que quien confíe en nosotros tenga asegurado un magnífico resultado», asegura.

No obstante, es prudente sobre sus previsiones para el próximo año, sobre todo porque las reservas no comenzarán a llegar hasta después de las fiestas y, como siempre, algunas fechas festivas estarán condicionadas por las condiciones meteorológicas.

María José Arias, directora del Hotel 40 Nudos, apunta a que se viene produciendo un aumento del tiempo de estancia y también detecta que «cada vez se recibe más turismo familiar, aunque no sé si es algo que nos sucede solo a nosotros o también ocurre en el resto de los hoteles de la ciudad». Arias recuerda que el invierno siempre es una mala época para el turismo y, a pesar de la actividad económica de la ciudad, es la de más baja ocupación en los hoteles.

Para Julio Álvarez, del Hotel Don Pedro, este año «se está notando que la gente sale más. Se aprecia la recuperación». Apunta que, en esta campaña «la gente reserva más y se alargan las estancias»

Actividad de las empresas

La actividad empresarial es el gran motor del turismo en la comarca. Aunque vacaciones y ocio ayudan en momentos concretos, el tejido industrial de la comarca es la principal fuente de las pernoctaciones que se registran en los hoteles avilesinos. «Se nota que hay más actividad en las empresas», comenta Paulino Alonso, director del Hotel Villalegre. Si bien, a diferencia de lo vivido antes de la crisis, «no se hacen previsiones con dos meses antelación».

Javier Álvarez, director del Hotel El Balcón, confirma la buena tendencia del turismo de ocio y el empresarial. «Estamos teniendo gente por las paradas de diciembre en Asturiana de Zinc, Saint-Gobain, la reforma del Mercadona. Las perspectivas son buenas».

Por su parte, Antonio Bernabé, director del Hotel del Parque Empresarial Principado de Asturias, destaca que «con la actividad empresarial estamos prácticamente llenos; bajará en navidades, pero luego se retoma».

Javier Fernández, del Hotel El Hórreo, en Llaranes, comenta que «somos un hotel pequeño y rápidamente se completa. Este año, con la actividad de las torres eólicas hemos llenado prácticamente todo el año». Isabel Suárez, del Hostal Puente Azud, explica que, fundamentalmente, su clientela es turismo empresarial, «y se nota que hay más actividad».

En cambio, Alba María Menéndez, de los apartamentos turísticos Entrepalacios, confirma que su clientela es, sobre todo, turismo de ocio. «Este año tuvimos más movimiento, se nos va conociendo. Para el próximo año ya tenemos reservas».

El Hotel NH Palacio de Avilés tiene también su base fundamental en la actividad empresarial de la comarca, de hecho, planea una reforma para crear los espacios necesarios para el desarrollo de la actividad que cada vez demandan más las empresas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos