Arcelor estudia alternativas de generación de vapor tras el cierre de las baterías de cok

Conducciones en el entorno de las baterías de cok de Avilés. /  MARIETA
Conducciones en el entorno de las baterías de cok de Avilés. / MARIETA

Una de las opciones es la construcción de un nuevo centro que alimentaría a la factoría de Avilés y a las líneas de acabado

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Las baterías de cok de Avilés cerrarán en diciembre de este año y ArcelorMittal continúa planificando la vida de sus instalaciones una vez que cese su actividad. La alternativa en la producción del cok es la nueva planta de baterías que se construye en Gijón, pero el cierre de Avilés también tiene otras consecuencias a resolver en los próximos meses. Una de ellas, la generación de vapor, que hasta ahora se hacía en las propias baterías avilesinas a través del gas de cok para alimentar tanto a la acería LD-III de Tabaza como al resto de líneas de acabado en Avilés.

La multinacional lleva meses estudiando las posibles soluciones alternativas para utilizar el vapor como combustible y alimentar sus instalaciones en Avilés. Aunque la decisión aún no está tomada, ArcelorMittal quiere acortar al máximo los plazos y ya ha iniciado la tramitación administrativa de esas alternativas. Una de ellas es la construcción de una nueva planta de generación de vapor, para lo que ha solicitado la correspondiente evaluación del impacto ambiental del proyecto de modificación sustancial de la autorización ambiental integrada.

La Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente considera que no se precisa ese estudio de impacto ambiental, al considerar que el proyecto no tendrá efectos significativos sobre el medio ambiente. Por tanto, se puede seguir la tramitación mediante un método simplificado en ese apartado.

ArcelorMittal promueve la construcción de una instalación para la generación de vapor que necesita en sus instalaciones de Avilés de la acería LD-III y el resto de líneas de acabado (tren de bandas en caliente, finishing o talleres). Este requerimiento se basa en las condiciones de consumo futuro, sin las baterías de cok, y teniendo en cuenta posibles ampliaciones y modificaciones.

Tres calderas

La instalación constaría de tres nuevas calderas pirotubulares de 30.000 kilogramos por hora de producción de vapor sobrecalentado, con dos hogares equipados con los sistemas de combustión especiales para los combustibles gas de acería (GLD) y gas natural (GN). El primero sería el combustible principal, entrando en funcionamiento simultáneo los dos tipos de gases cuando no exista GLD suficiente para la demanda de vapor, y sólo en caso de algún problema se utilizaría solamente GN.

El suministro de agua desgasificada a las calderas se haría desde depósitos vinculados a una planta de tratamiento de agua con un caudal de diseño de sesenta metros cúbicos por hora, con un consumo total normal de agua de cien metros cúbicos por hora. El agua de contralavado se recogerá y canalizará para su uso en el TBC.

En el caso de que ArcelorMittal se decante por esta alternativa de construcción de un centro de generación de vapor, aún faltaría por determinar la ubicación, ya que debería estar en un punto intermedio entre la factoría de Tabaza y las líneas de acabado de Avilés.

La segunda alternativa pasaría por un acuerdo con EdP para que genere, tras una pequeña inversión, ese vapor necesario en la central eléctrica construida en las propias instalaciones de ArcelorMittal en Trasona tras el cierre de la central térmica de Avilés.

Todavía no se han evaluado los costes de ambas opciones.