Arcelor estudia crear en Avilés una nueva línea para recubrir el acero de zinc por electrolisis

Bobinas de acero almacenadas en la factoría de ArcelorMittal de Avilés. /  MARIETA
Bobinas de acero almacenadas en la factoría de ArcelorMittal de Avilés. / MARIETA

La multinacional ha iniciado el trámite de evaluación ambiental de esta nueva sección para adelantar plazos

YOLANDA DE LUISAVILÉS.

ArcelorMittal estudia crear una nueva línea de negocio en su planta de Avilés basada en el electrocincado (cubrir de zinc el acero por un proceso de electrolisis para protegerlo contra la corrosión) y corte, que estaría anexa a la línea de pintura de la factoría, parada desde el año 2012. Con la incorporación de esta nueva sección, la línea de pintura, orientada en su momento básicamente al mercado de la construcción, sería más versátil y podría encontrar la viabilidad necesaria para su funcionamiento terminando productos para nuevos mercados.

La multinacional quiere que los largos plazos de tramitaciones administrativas no se conviertan en un impedimento para su negocio en caso de que adopte la decisión final de poner en marcha esta nueva sección en Avilés, y por eso ha iniciado ya la solicitud de evaluación ambiental ante el Principado. Se trata de un cambio en su estrategia de inversión, adelantando los trámites para que puedan estar concluidos en caso de que la demanda del mercado aconseje la puesta en marcha inmediata de las nuevas instalaciones, explican desde la compañía.

Es decir, la decisión final sobre la nueva sección de electrocincado, que complementaría al resto de las de 'acabados' que hay en la planta de Avilés, no está todavía tomada, según aclaran desde ArcelorMittal. De ahí que de momento no se hable ni de plazos ni de cifras de inversión. Lo que arranca ahora es el proceso ante la Consejería de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático para la evaluación de impacto ambiental y modificación sustancial del complejo industrial sometido a la autorización ambiental integrada de las factorías de Avilés y Gijón. De esta forma, desde hoy y durante treinta días se puede consultar el proyecto y presentar alegaciones al mismo.

ArcelorMittal cuenta con una línea de electrocincado ya en su planta de Sagunto, la única que tiene en sus instalaciones españolas. Su capacidad de producción es de 300.000 toneladas al año. Completa una fábrica de acabados -laminados y galvanizados- en la que más del 80% de la producción está destinada al sector del automóvil, concretamente a los principales fabricantes de España, Portugal, Italia y el norte de África.

Siete años sin actividad

La línea de pintura de Avilés a la que se anexaría la nueva sección de electrocincado si la multinacional encuentra mercado para ella fue la única de la siderurgia asturiana que la crisis se llevó por delante. Tras varios años de ralentización de la producción para adaptarla a la demanda del mercado en prácticamente todas las instalaciones de ArcelorMittal en Asturias (con los consiguientes reajustes laborales), la actividad se fue recuperando a distintos niveles poco a poco en todas las secciones, sin embargo, la línea de pintura de Avilés se paró en 2008 provisionalmente para reanudar su actividad un año más tarde a ritmo ralentizado, pero después a principios de 2012 ya se anunció su cese y no ha vuelto a recuperar esa actividad.

En aquel momento, esta línea era de las más modernas de Europa, con una capacidad de producción de 250.000 toneladas anuales. Las bobinas pintadas eran demandadas fundamentalmente por empresas del sector de la construcción, básicamente para cerramientos y cubiertas exteriores. La fuerte crisis de este sector a partir del año 2007 había afectado a la demanda de este producto que se había ido reduciendo, a la vez que también aumentaba en Europa la importación de acero prepintado chino a precios inferiores a los de las factorías siderúrgicas europeas. A todo ello, además, se unió que ArcelorMittal creaba una nueva línea de pintura en Lesaka en el año 2011 por la que apostó en ese momento, ya que la demanda podía ser cubierta desde esta planta navarra y así ha seguido siendo hasta ahora.

De confirmarse la apuesta por añadir a los 'acabados' galvanizados que se producen ya en la planta de la multinacional siderúrgica de Avilés el electrocincado, la línea de pintura podría pasar a tener una nueva actividad añadida. En todo caso, y si la empresa apostase finalmente por este negocio, todavía restarían numerosos trámites que superar, entre ellos este primero de autorización ambiental que arrancó ayer con la publicación en el BOPA de la solicitud de ArcelorMittal.

Más