ArcelorMittal recuperará toda la producción de las baterías de cok a finales de diciembre

ArcelorMittal recuperará toda la producción de las baterías de cok a finales de diciembre
Las grúas siguen trabajando en retirar la galería de alimentación a las baterías uno a la tres. / P. BREGÓN

La empresa contratará la reconstrucción de la galería de alimentación y de las tuberías de gas en el bloque más dañado por el incendio

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

ArcelorMittal va a mantener la producción de todas las baterías de cok en Avilés hasta el último día de su vida útil, que será en el mes de diciembre de 2019. Casi tres semanas después del incendio del día 16 de octubre, la multinacional ha decidido acometer las inversiones necesarias para recuperar las cuatro baterías más dañadas. El plazo que se marca es finales de diciembre, por lo que la planta avilesina podría estrenar el nuevo año con la producción a pleno rendimiento para abastecer a las instalaciones de Veriña y recuperar la normalidad después del grave contratiempo que mantuvo durante varios días en alerta a la empresa.

La intención es que en los próximos días se contraten los trabajos necesarios para instalar una nueva galería de alimentación de la torre de carbón número uno que abastece a las baterías uno a cuatro, además de la reconstrucción de las tuberías de gas dañadas. La previsión es que esas tareas concluyan en un plazo máximo de dos meses, lo que permitiría arrancar el bloque más afectado por el fuego a finales del próximo mes de diciembre. El resto de baterías, de la cinco a la ocho, ya habían iniciado la recuperación de su actividad en los días posteriores al incendio.

La empresa ha tomado la decisión de recuperar todas las baterías a pesar de que la planta de Avilés cerrará de forma definitiva en diciembre de 2019, cuando entren en funcionamiento las nuevas baterías de cok de Gijón. ArcelorMittal considera que la inversión necesaria en las baterías uno a cuatro compensa, porque de lo contrario tendría que seguir importando cok vía marítima por el puerto gijonés de El Musel durante un año y la calidad del producto fabricado en Avilés es mejor que la del que se trae de fuera.

La mejor calidad del cok que se fabrica en Avilés que el de importación, una de las claves de la decisión

Las baterías son una pieza fundamental para el mantenimiento de la siderurgia integral en Asturias. El cok es insustituible para alimentar los altos hornos que producen el arrabio. De ahí la decisión adoptada por la multinacional de invertir en el arranque de cuatro de las ocho baterías de Avilés. Toda la producción de cok será suministrada a partir de diciembre de 2019 por las nuevas baterías de cok que se están construyendo en las instalaciones de Veriña, en Gijón.

En el instante del incendio Arcelor contaba con con stock en Asturias y ordenó la importación de más cok para mantener la producción en los altos hornos de Gijón. Aunque hubo una reducción de la producción de arrabio, no afectó a las líneas acabadoras, tal y como publicó este periódico.

Mientras, y en espera de que contraten las obras de reconstrucción de la galería de alimentación dañada y las tuberías de gas que quedaron inservibles en el incendio, los técnicos continúan con las labores de limpieza en el entorno de las baterías uno a cuatro.

Las labores de mantenimiento realizadas desde los días posteriores al incendio han permitido que las tres baterías más afectadas recuperasen la temperatura necesaria para alcanzar el estado que se denomina «parada en caliente», requisito indispensable para volver a arrancarlas. En cuanto a la batería número cuatro, las perspectivas sobre su recuperación eran más halagüeñas desde el principio, pero en su caso se añadía el problema de que se alimenta desde la misma galería que se destruyó en el incendio. Abastecerla desde el bloque de las baterías cinco a ocho era una alternativa, pero la complejidad de su ejecución hizo que se descartase y que se incluyese su próximo arranque en los planes de las baterías uno a cuatro.

Planta de sulfato

Por otro lado, los trabajadores de la multinacional y de las empresas auxiliares también consiguieron la pasada semana la reanudación de la actividad en la planta de sulfato amónico. Al cortarse la producción de las baterías por el incendio del 16 de octubre, su actividad se detuvo por motivos de seguridad.

ArcelorMittal y las autoridades medioambientales del Principado están en permanente contacto desde que se declaró el incendio. Técnicos de la Consejería de Medio Ambiente ha visitado varias veces la zona para supervisar las tareas de limpieza y recuperación de las instalaciones que se están llevando a cabo. La multinacional también mantiene informado al gobierno regional sobre sus planes de recuperación de las cuatro baterías dañadas para arrancarlas y que vuelvan a producir en el inicio del próximo año.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos