El área sanitaria despide a unos residentes que representan «la élite de la sociedad»

Foto de familia de los residentes, sus tutores y responsables del Área III durante el acto de despedida. /  MARIETA
Foto de familia de los residentes, sus tutores y responsables del Área III durante el acto de despedida. / MARIETA

Los diecinueve MIR que concluyeron su formación en diferentes especialidades inician ahora su camino laboral

EVA FANJUL AVILÉS.

«Sois la élite de la sociedad, y la sociedad espera de vosotros honestidad, rigor, compromiso y sobre todo una palabra amable», aseguró Enrique González, gerente del Área Sanitaria III, a los diecinueve residentes de diferentes especialidades sanitarias que ayer concluyeron oficialmente su periodo de formación.

«Enhorabuena por todo el recorrido profesional y académico que habéis hecho. Ahora os queda por delante enfrentaros ya sin tutores al mundo real y fascinante de las consultas, de los quirófanos, de las urgencias», concluyó el gerente.

A partir de ahora, todo el bagaje adquirido en el Área III servirá a estos residentes para afrontar con seguridad su primera etapa profesional. La mayoría se inscribirán en las diferentes bolsas de empleo que les permita acceder a un puesto de trabajo donde ejercer. «Aunque ahora están muy preocupados por encontrar empleo, estamos viviendo una época en la que en general hay trabajo, seguro que todos ellos van a a encontrarlo sin dificultad», apuntó el jefe de estudios de formación especializada del Área III, Jesús Allende.

Algunos MIR como el moscón Carlos Terrazo, residente de Medicina Interna, se quedarán en Asturias; mientras otros, como su compañero de especialidad, el salmantino Javier Garrido, optarán por probar suerte fuera. «Creo que estamos bien preparados profesionalmente, durante estos cinco años hemos ido cogiendo autonomía para trabajar sin supervisión y con confianza», afirma el primero.

Los diecinueve residentes que este año concluyeron su formación en el área sanitaria de la comarca de Avilés pertenecen a diferentes especialidades. En esta promoción se contabilizan un farmacéutico, un bioquímico y una psicóloga, así como especialistas en medicina interna, medicina familiar y comunitaria, digestivo, neumología, traumatología y urología, además de enfermería de salud mental y de familia. La duración de su preparación fue distinta en función de la especialidad elegida. En concreto, «son dos años para las enfermeras internas residentes (EIR), cuatro para farmacia y bioquímica y los médicos depende de si tienen especialidades médicas, que son cuatro años, o quirúrgicas, que son cinco», enumera Jesús Allende.

Para todos ha resultado un periodo formativo «muy exigente, pero a la vez muy satisfactorio». Y hay consenso a la hora de evaluar con una nota alta al Área Sanitaria III como centro de formación especializada. «Aquí la formación es muy buena, además, la salud mental aquí está más estructurada, cuenta con una unidad de agudos que ofrece más oportunidades laborales», comenta Natalia del Campo, enfermera de salud mental.

Durante el acto se presentaron cuatro trabajos de investigación llevados a cabo por los residentes de neumología, medicina comunitaria y de familia, enfermería de salud mental y enfermería de familia. Tras la exposición, los residentes recibieron un diploma y un regalo en recuerdo de su estancia formativa y disfrutaron de un aperitivo junto a sus tutores y otros responsables del área sanitaria.