San Juan de la Arena se concentra contra los robos y actos violentos

Unas trescientas personas asistieron al acto para reivindicar una convivencia en paz. /
Unas trescientas personas asistieron al acto para reivindicar una convivencia en paz.

300 vecinos del pueblo de Soto del Barco reclaman más vigilancia a las administraciones

Sheyla González
SHEYLA GONZÁLEZ

Unos trescientos vecinos salieron esta mañana a la calle en La Arena para defender su derecho a vivir en paz y sin miedo. Una concentración que se orquestó como último recurso en busca de apoyos y de ser un altavoz para que se oigan sus reclamaciones. Varias de las asociaciones locales se volcaron con la iniciativa que busca que el Ayuntamiento de Soto del Barco se implique y mejore la seguridad para evitar que se sigan dando robos y altercados.

Desde hace semanas La Arena se ha visto asaltada por varias personas que han alterado la paz vecinal con sus intentos de robo, con los destrozos que han causado en el mobiliario y con las amenazas que profieren contra quienes viven a su alrededor. Recientemente han sufrido robos en Ranón y Caseres, a cuyos responsables ha detenido la Guardia Civil recientemente. Pero no son los únicos incidentes.

«A eso hay que sumarle que han atacado la farmacia, el estanco o el supermercado y anteriormente la iglesia y se llevaron el dinero del viaje de estudios de los niños del pueblo», destacaba ayer Fernando López, uno de los organizadores. A pesar de la movilización masiva, algunos de los vecinos no pudieron acudir por miedo a represalias. «Hay dos individuos que tienen atemorizados a los vecinos que viven en su mismo edificio y eso no se puede consentir», destacan. Es por eso que reclaman más vigilancia policial y mientras eso llega se han planteado crear pequeñas patrullas nocturnas formadas por vecinos que vigilen y así «disuadir a estos vándalos de seguir cometiendo todos estos altercados».

Con la concentración de ayer, en la que se leyó el manifiesto redactado por los afectados, han querido dejar claro un mensaje, «nadie puede venir a romper la paz del pueblo». Por eso piden a las administraciones que les den soluciones rápido contra todos estos actos violentos.