Un armador denuncia a la Cofradía de Pescadores por apropiación indebida

El letrado Manuel Barba, a las puertas de los juzgados. / MARIETA
El letrado Manuel Barba, a las puertas de los juzgados. / MARIETA

C. R. AVILÉS.

Un armador al que la Cofradía de Pescadores pretende desahuciar de su vivienda de alquiler en el barrio del Nodo denunció ayer al Patrón Mayor y al secretario por un presunto delito de apropiación indebida. Ocurrió después de que en el juicio celebrado por la mañana contra él en el Juzgado de Primera Instancia Número 3, la Cofradía presentase sendos certificados firmados por un administrador de fincas que recogen una deuda del armador de 1.010 euros.

Su abogado, Manuel Barba, se revolvió contra un documento presentado sorpresivamente y que le ofrece muchas dudas dado que cuentan con los resguardos de todos los ingresos efectuados. Según expuso en sala, su cliente ha pagado y consignado en el juzgado no solo las cuotas de la comunidad reclamadas en la demanda (890 euros) sino también las llamadas 'rentas futuras', 120 euros de enero a abril (treinta euros al mes). Esta última cantidad fue ingresada directamente en la cuenta bancaria de la Cofradía sin que, al parecer, ese dinero haya sido entregado a la comunidad de propietarios.

El letrado Manuel Barba se preguntó dónde estaba el dinero y, lejos de creer que pudiera ser un error, dejó entrever que podría tratarse de una maniobra más de dilación del proceso.