«Asturias debe orientar sus recursos a la biomedicina»

Juan Luis Fernández en las instalaciones de la Universidad. / LVA
Juan Luis Fernández en las instalaciones de la Universidad. / LVA

Hablará esta tarde sobre como la ciencia y la Inteligencia Artificial pueden ayudar a curar enfermedades tan serias como el cáncer

ALEJANDRO L. JAMBRINAAVILÉS.

El Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS recibe a las siete de la tarde, en el Centro de Estudios Universitarios, al doctor en ingeniería de minas y matemático, Juan Luis Fernández, que ofrecerá una ponencia titulada 'Inteligencia Artificial, cáncer y genes'. Fernández colabora con diferentes equipos de investigación de las universidades más prestigiosas del mundo y durante las últimas décadas se ha especializado en el desarrollo de avances tecnológicos relacionados con el campo de la biomedicina.

-A la gente le puede llamar la atención ver en el título de su ponencia las palabras 'cáncer' e 'inteligencia artificial'. ¿Cómo se relacionan?

-La Inteligencia Artificial no solo tiene que ver con el cáncer, también con la búsqueda de soluciones para diferentes enfermedades, y el cáncer es un buen ejemplo porque es compleja en su génesis y, en cierta manera, no se consiguen soluciones definitivas a pesar de los billones de dólares invertidos en su investigación. Por eso necesita la contribución de otras disciplinas que ayuden a entender los mecanismos de la enfermedad. También pasa con enfermedades raras o autoinmunes. Hay métodos matemáticos y ciencias de la computación que reducen la complejidad de los mecanismos de estas enfermedades y eso es muy útil. La innovación también ayuda la medicina hospitalaria, a gestionar los datos de los pacientes para buscar nuevas vías de solución y hacer medicina preventiva.

-Entonces, ¿a pesar de la tecnología y las matemáticas no se están haciendo avances significativos?

-Es complejo porque se trabaja con humanos, no con números. Los ensayos hay que llevarlos a la fase clínica y hay que comprobar que esos nuevos diseños sean eficaces y no tengan efectos secundarios. Se gastan 2,2 billones de dólares por medicamento y de 10.000 pruebas sale uno al mercado. Se está haciendo mucho, pero hay una efectividad muy baja. Todos nos tenemos que morir, pero si la ciencia puede retrasarlo o mejorar la calidad de vida con el arte de la medicina, mucho mejor.

-Es docente en la Universidad de Oviedo, ¿cómo valora la educación en la región?

-Creo que hay que invertir en titulaciones con futuro y que se generen doctorados interdisciplinares. Las titulaciones tienen que estar conectada con una necesidad social y un área de impacto económico. Como paso en el siglo XVIII con el área del carbón. Asturias debe orientar todos sus recursos en la biomedicina y la inteligencia artificial, eso llevaría a la región a un tener 0% de paro, eso tenlo por seguro. Yo lo tengo claro, el futuro es de los jóvenes y hay que apoyarles en todo lo que necesiten.