El Aula de Cultura de LA VOZ recibe las fiestas con villancicos

El coro del Conservatorio, el pasado año en el centro comercial El Atrio. / PATRICIA BREGÓN
El coro del Conservatorio, el pasado año en el centro comercial El Atrio. / PATRICIA BREGÓN

Un concierto de alumnos del Conservatorio recorrerá mañana el centro de Avilés, mientras que Alberto Álvarez Peña impartirá el miércoles una charla sobre la Navidad

J. F. GALÁN AVILÉS.

El Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS da un año más la bienvenida a la Navidad con un singular concierto de interpretado por alumnos del Conservatorio Julián Orbón. La cita es mañana martes, y la particularidad reside en los escenarios. Es un concierto itinerante. Así, se abrirá a las cinco y media de la tarde en el Centro Comercial El Atrio para acto seguido salir a la calle, con actuaciones en la plazas de España y de Álvarez Acebal. Como no podía ser de otra manera, el repertorio está formado por villancicos, y no se descarta alguna que otra sorpresa. Después, ya a partir de las siete y media de la tarde, el Ensemble Orbón ofrecerá un concierto en el claustro del colegio de San Nicolás de Bari.

El Solsticio de Invierno es el momento en el que el que el sol se encuentra a la mayor distancia angular negativa del ecuador celeste. Es el día con menos horas de luz solar del año, marca la entrada del invierno astronómico y en el hemisferio Norte sucede entre el 20 y 23 de diciembre. Este año es el viernes 21, a las 23.33 horas.

Escritor, etnógrafo, dibujante e ilustrador de obras en asturiano, Alberto Álvarez Peña (Gijón, 1966) centrará su ponencia en las festividades paganas y cristianas que a lo largo de la historia se han celebrado con motivo del solsticio de invierno y en el origen de algunas tradiciones que han llegado hasta nuestros días, como los Reyes Magos.

Una de ellas era el Nataliegu, un tronco que se encendía en los hogares de las aldeas el día de Nochebuena y que se mantenía vivo hasta Año Nuevo. «A sus cenizas y tizones «se les confería propiedades curativas. Se creía que fertilizaban a los animales y a las tierras. A día de hoy aún quedan testimonios en algunas zonas de Asturias y también de Portugal», explica Álvarez Peña, que el año pasado ilustró un libro infantil centrado en esta tradición. Escrito Víctor Raúl Pintado Rey, se titula 'Un nataliegu perbullindiegu'

Mascaradas

Otra de las tradiciones típicas navideñas es el aguinaldo, cuyo origen nada tiene que ver con la imagen que ha llegado a nuestros días, niños cantando de casa en casa para ganarse una propina. «Formaban parte de las mascaradas de invierno. Los mozos de los pueblos se vestían con pieles de animales que representaban a las fuerzas de la naturaleza y visitaban a los vecinos del pueblo, que les ofrecían comida y bebida. Era una manea de congraciarse con ellos para a sí propiciar un nuevo año nuevo próspero».

Alvarez Peña también hablará de los Reyes Magos. «La representación más antigua que se conoce data del siglo VI, en Rávena (Italia), y como dato curioso, los tres son blancos. Hubo que esperar hasta los siglos XV-XVI para conocerlos tal y como han llegado a nuestro días. Melchor representaba a las naciones paganas de Europa, Gaspar a las asiáticas y Baltasar a las africanas. Por eso desde entonces es negro», añadió.

Papá Noel «tiene su origen en Turquía. En realidad era uno de esos personajes mascarados que recorrían los pueblos en las fiestas del Solsticio de Invierno. Luego se trasladó a los países nórdicos y fue adoptado por los americanos, que nos lo devolvieron cubierto con una capa de maquillaje», concluye Álvarez Peña.