Autobuses a reventar en las horas de salida

Si para entrar hay colas, la salida no es mucho más amena. Los visitantes exprimen hasta el último minuto visitando los estands y claro, la salida se convierte en un descomunal desfile de gente que, optimistas ellos, esperan tener cabida en el primer autobús con dirección centro. Una esperanza que desvanece el llenazo que traen algunos y que a veces les impide incluso detenerse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos