«Avilés tiene que liderar un proceso para avanzar hacia la ciudad-comarca»

Carmen Pérez Soberón, ayer en el Parque de El Quirinal. / MARIETA
Carmen Pérez Soberón, ayer en el Parque de El Quirinal. / MARIETA

«Va a ser el eje de nuestro programa porque ir cada uno por su cuenta resulta ridículo. Hay que empezar a pensar de forma colectiva»

J. F. GALÁN AVILÉS.

Ciudadanos encara las próximas elecciones municipales con el fin de reforzar su ahora exigua presencia en la Corporación local. En las pasadas consiguió dos concejales, a la postre reducido a uno tras la abrupta marcha de su cabeza de lista, Juan Cuesta, que abandonó el partido pero no el asiento. Desde entonces Carmen Pérez Soberón es su portavoz municipal y ahora, su candidata a la Alcaldía.

-¿Qué le ha llevado a dar el paso para ser cabeza de lista de Ciudadanos?

-En estos cuatro años el grupo municipal de Ciudadanos ha ido acumulando experiencia y trazando una trayectoria que hay que continuar, seguir trabajando para consolidar el trabajo hecho hasta ahora. También creemos que tenemos posibilidades de llevar adelante proyectos que no hemos podido realizar. Nuestra representación a día de hoy es la que es, y confiamos en que aumente para tener más capacidad de desarrollar nuestro programa.

LAS FRASESCOMARCA DE AVILÉS «Se ha establecido un concepto identitario a nivel local, como si fuesen a robarnos el origen» POLÍTICA «Hay que centrarse en Avilés, quien tenga vocación internacional que se vaya a otros foros» ACUERDOS «Nosotros estamos dispuestos a negociar con todos, y el PSOE no es ninguna excepción» IDEOLOGÍA «Divide el mundo en buenos y malos, y eso es peligroso. Ciudadanos es un partido de centro»

-¿Cuáles son las expectativas?

-El panorama político está muy abierto. Hoy en día las cosas y las opiniones fluctúan de un día para otro, y Avilés es una ciudad con una sociología bastante particular. Nosotros salimos a ganar. A partir de ahí, nuestro objetivo es ser decisivos.

-¿Particular? ¿A qué se refiere?

-Los orígenes industriales de Avilés marcan su historia y su manera de encarar el futuro. Es una ciudad compleja en la que el centro puede ocupar un espacio importante. Tenemos una buena lista, un buen equipo humano y un buen programa, las expectativas son muy buenas.

-¿Cuáles son las claves del programa electoral de Ciudadanos?

-Avilés está ante una especie de encrucijada. Somos una comarca geográfica y socialmente muy bien definida e ir cada uno por su cuenta resulta ridículo. Hay que empezar a pensar de forma colectiva, ponerse a trabajar el concepto de ciudad-comarca. Ese va a ser uno de los ejes principales de nuestro programa.

-¿Fusión de ayuntamientos?

-Me refiero a ir tejiendo acuerdos con los municipios de nuestra alrededor, iniciar un proceso de colaboración que Avilés tiene que liderar. Ya me gustaría ir a la fusión, pero no lo van a ver mis ojos. Se ha establecido un concepto identitario a nivel local, como si fusionar dos municipios significase que te van a robar tus orígenes, cuando no es así. Cada uno seguiría exactamente donde estaba. Lo importante es la prestación de servicios, y es por ahí por donde hay que ir. ¡Es que somos tan pocos! En Avilés ya no llegamos ni a 80.000. Hay que atraer población joven.

-Para eso habría que crear puestos de trabajo.

-O también poner en marcha proyectos de formación vinculados a la industria y a los centros tecnológicos que tenemos, todo bajo un mismo paraguas. Hay que ser un poco ambicioso y establecer planes de futuro y estrategias comunes para defender al menos la industria. Ponerse detrás de una pancarta sirve para poco, hay que anticiparse.

-¿Qué balance hace de la actual legislatura municipal?

-Ha sido bastante complicada. Entramos nuevos partidos, y vimos que las cosas no se hacen como pensábamos. La labor municipal es ardua, no se parece en nada a cualquier cosa que hayas hecho antes. Creo que perdemos mucho tiempo en la parte interna de nuestro trabajo, en discusiones sobre temas completamente ajenos a nuestras competencias. Hay que mirar más a nuestro alrededor, a nuestros vecinos, a lo que sucede en Avilés, y los que tengan vocación de líder internacional pues que se vayan a otros foros. Nosotros nos hemos centrado en lo que nos concierne y conseguimos sacar adelante algunos de los asuntos que llevábamos en nuestro programa.

-¿Por ejemplo?

-Apoyamos el Plan del Casco Histórico, un proyecto que consideramos fundamental, y el año pasado también el presupuesto, aunque al final no resultó aprobado y se fue a una cuestión de confianza que no cambió nada porque ninguno de los grupos que rechazó el presupuesto presentó después un candidato a la alcaldía. ¿De qué sirvió? También impulsamos un plan de empleo orientado a las empresas, que son las que crean empleo, con compromiso de contratación.

-En cambio, no apoyaron el presupuesto de este año.

-Hay acuerdos que no se han cumplido por cuestiones administrativos, y aunque se han dotado presupuestariamente somos un poco escépticos. Sin ir más lejos, el referido plan de empleo o el acuerdo que contempla transporte público gratuito para los menores de doce años y bonificaciones para determinados colectivos, que tampoco ha entrado en vigor. Creo que a lo largo de la legislatura Ciudadanos ha demostrado voluntad y capacidad para llegar a acuerdos. Cuanto más fraccionada está la Corporación más necesario es negociar, hacer encaje de bolillos, asignatura en la que en la presente legislatura la Corporación ha sacado un suspenso.

-La impresión es que la entrada de nuevos partidos ha generado más inestabilidad.

-Sí, pero hay que tener claro que no va a haber ninguna mayoría absoluta. Hay que acordar, transigir, abrirse a otros que no opinan lo mismo pero que pueden aportar, y como digo Ciudadanos ha dejado claro que está por la labor.

-De cara a la próxima legislatura se vislumbra un nuevo actor, Vox.

-Que haya muchos partidos no hace las cosas más fáciles, pero es un síntoma de madurez democrática. Nosotros podemos hablar de muchas cosas con todo el mundo pero ahora bien, tampoco vamos a entrar en debates sobre aspectos ya superados, como la religión o el aborto, más que nada porque no hay demanda social. Hay cosas que no es ya que no comparta, es que ni tan siquiera entiendo.

-Para ustedes la legislatura comenzó mal. De dos concejales electos se quedaron en uno.

-Digamos que se produjo un proceso de decantación de impurezas, pero ahora mismo vivimos una situación de tranquilidad tanto a nivel local como autonómico que no se ve en otros partidos.

-¿Se atreve a hacer autocrítica?

-En Ciudadanos somos autocríticos por naturaleza, pensamos muy bien las cosas antes de adoptar una postura y luego la mantenemos. No me parece que hayamos cometido grandes errores, aunque siempre queda la sensación de que podrías haber hecho más. Creo que hemos sido coherentes, moderados y sensatos y aunque hemos sufrido presiones no hemos cambiado nuestro voto.

-Desde algunos círculos se les etiqueta como un partido de derecha.

-Pedro Sánchez divide al mundo no ya entre izquierda y derecha, sino entre buenos y malos, arrogándose una superioridad moral francamente criticable. Eso es muy peligroso. Ciudadanos es un partido de centro, liberal y progresista, capaz de atraer gente de un lado y de otro.

-Rivera sostiene que no negociará con el PSOE. ¿Es aplicable esa postura a nivel local?

-No, es una pauta a nivel nacional, no local o autonómico. Nosotros estamos dispuestos a hablar con todo el mundo, con los únicos límites que establece la Constitución. Y el PSOE no es una excepción.

-¿Vislumbra solución para el conflicto de Alcoa?

-El nuevo estatuto de las industrias electrointensivas poco va a solucionar. Lo que se necesita es estabilidad, y no la confiere, no resuelve nada. El desconcierto es absoluto, y la preocupación mayúscula. No solo por Alcoa, que también, sino porque en la comarca tenemos cuatro industrias electrointensivas.

Temas

Avilés