«En Avilés la ocupación todavía es muy puntual»

Un cambio de sede de su negocio propició que Roberto Bacigalupe se plantease transformar este piso en una vivienda de uso turístico. Siguiendo la filosofía de su empresa de interiorismo e imagen, «apostamos por hacer del piso algo diferente, atractivo, con muebles de alta gama y diseño, que ofreciese una experiencia en sí mismo», asegura. Aunque no se queja del resultado, es consciente de las limitaciones que ofrece el índice de ocupación de una ciudad como Avilés. «Este sistema requiere mucho trabajo y deja poco dinero para estancias de un fin de semana o esporádicas. Cada vez hay que limpiarlo, lavar toda la ropa de hogar y reponer productos. Así que valoramos dejarlo como piso de alquiler de larga duración», asegura.