Avilés con ojos de mujer

La ruta comenzó junto a la escultura 'Eslabón', en la plaza José Martí. / MARIETA
La ruta comenzó junto a la escultura 'Eslabón', en la plaza José Martí. / MARIETA

Las plazas para la ruta 'Avilés en femenino' se agotaron en solo veinticuatro horas y hay setenta personas en lista de espera

ALEJANDRO L. JAMBRINAAVILÉS.

«Las mujeres han sido las grandes olvidadas y nos debemos una historia en la que estemos todos integrados». Con esta declaración de intenciones arrancó ayer la primera visita guiada de la nueva iniciativa 'Arte en femenino', organizada por las concejalías de Igualdad y Turismo y la entidad cultural avilesina 'Cuéntame un cuadro'.

Precisamente fue la gerente de este proyecto, Patricia Pérez, quien dirigió en la tarde de ayer una visita cuyas plazas se agotaron en tan solo veinticuatro horas y en cuya lista de espera hay una setenta personas. «Nos esperábamos una gran afluencia pero no tanta demanda, ha sido todo un éxito», celebraba Pérez. Las rutas se repetirán los días 19 y 26 de agosto, «aunque visto el éxito que han tenido nos planteamos que se repitan más adelante», confesaba la edil de Turismo, Raquel Ruiz, que se unió al paseo junto a su compañera de Igualdad, Lucía Fernández Ron.

Esta visita guiada por el casco histórico con perspectiva de género se inició en la escultura titulada 'Eslabón', obra del escultor Pepe Noja, que se ubica junto a la plaza José Martí. Allí, Patricia Pérez dio rienda suelta a sus conocimientos como historiadora de arte, entremezclados con dosis de humor e ironía, para hacer una analogía «entre este eslabón de acero y nuestra historia, que es una cadena en la que cada etapa depende e influencia a las demás y hemos construido todos juntos».

La Prehistoria fue la primera gran etapa protagonista, en la que los visitantes aprendieron que la mujer se ha situado en un papel inferior desde el principio de los tiempos. «Son los hombre poderosos los que han escrito nuestra historia y ya nos encasillaban con roles de género entonces, nos representaban limpiando las cuevas», explicaba Pérez.

De ahí, el salto se dio al Románico del siglo XIV, frente a la iglesia de los Padres Franciscanos, donde la guía destacó un relieve del pórtico dedicado a Adán y Eva, «primera mujer a la que la Historia maltrató y tachó como culpable de todos nuestros males».

El recorrido continuó hasta la famosa estatua de Pedro Menéndez de Avilés, que vigila desde las alturas el parque del Muelle. A sus pies, los visitantes pudieron aprender la historia de la primera mujer Adelantada, Isabel Barreto, descubridora de la isla filipina de Manila que dirigió a una tripulación por los mares del sur durante más de diez meses de travesía, «sin necesitar un hombre se supo arremangar y tirar para adelante».

La estatua de Eugenia Martínez Vallejo 'La Monstrua', fue la excusa para revisar el papel de las mujeres del siglo XVII en la corte del rey Carlos II. «Es curioso como a ella, por tener una discapacidad, le pusieron ese mote despectivo, mientras que al rey lo apodaron solamente como 'el Hechizado'. Da mucho que pensar», reflexionó Pérez en la visita.

También hubo tiempo en este recorrido histórico para jugar al juego de encontrar una mujer en la fachada de la iglesia de Santo Tomás de Canterbury. Y los visitantes la encontraron pero cayeron en la trampa «pues se trata de San Juan Evangelista, al que representaban con rasgos femeninos de forma despectiva porque se decía que era el apóstol más cariñoso y, claro, en el siglo XIX eso era cosa de mujeres». El público terminó la ruta frente a la Escuela de Artes y Oficios fascinados «y deseando que se hagan rutas más a menudo», solicitaban muchos.

Temas

Avilés