«Avilés se ha quedado estancado y sin rotación de inmuebles»

Un hombre observa los carteles de una agencia inmobiliaria. /  MARIETA
Un hombre observa los carteles de una agencia inmobiliaria. / MARIETA

Los agentes inmobiliarios locales alertan de la falta de viviendas en alquiler que se encuentren en buenas condiciones

R. A. AVILÉS.

A pesar de que la compraventa de viviendas se está recuperando, las cifras aún distan mucho de las de antes de la crisis, y hay muchas personas que optan por el alquiler. Mientras en las grandes ciudades los precios se están disparando, en Avilés llevan algunos años estancados, y eso a pesar de que apenas hay inmuebles en el mercado para arrendar.

«Ahora se lleva sobre todo el alquiler, pero ocurre que Avilés se está quedando sin rotación de inmuebles», alerta Ángel Fernández Gutiérrez, de la agencia Maspalomas. Los pisos que salen al mercado y se encuentran en buenas condiciones de habitabilidad duran poco tiempo libres, y hay más demanda que oferta. «La ciudad no ha evolucionado de la misma manera que lo han hecho otras como Oviedo y Gijón, y aquí apenas hay movimiento», indica.

La oferta es escasa, y los buenos pisos prácticamente vuelan de las inmobiliarias. «Aquí se alquila bien, pero hay pocos pisos», incide también Víctor Antuña. Los deseos de los inquilinos que buscan un piso en alquiler difieren de los de aquellos que están intentando comprar. En este mercado es donde tienen éxito las viviendas de menor superficie, los apartamentos y pisos de dos dormitorios. Son sobre todo personas solas y parejas jóvenes quienes buscan estas tipologías y quienes se encuentran con la dificultad del parque avilesino.

Inversores

Llama también la atención como el ladrillo vuelve a ser objeto de algunos inversores que, debido a las bajas rentabilidades que ahora mismo ofrecen los diferentes productos bancarios, tanto depósitos como fondos de inversión, la vivienda está volviendo a ser objeto de deseo, y renace la figura del inversor que adquiere un apartamento para ponerlo en alquiler.

Buscan pisos pequeños, nuevos o seminuevos, que puedan tener fácil salida y que supongan luego un ingreso fijo mensual, porque cuando se habla de pisos de una cierta calidad, los impagos son algo muy infrecuente. «Vuelve a existir ese tipo de cliente que compra un apartamento para sacarle una rentabilidad, porque ahora el alquiler está muy bien», asegura Antuña. Las promociones de vivienda nueva, sin embargo, no contemplan apenas estos tamaños de piso, que tienen otro tipo de cliente cada vez más numeroso en la ciudad.

 

Fotos

Vídeos