Avilés se vuelca con la Marcha Solidaria

El buen ambiente reinó entre los participantes desde la salida hasta la llegada de la marcha en la plaza del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer. / FOTOS: MARIETA
El buen ambiente reinó entre los participantes desde la salida hasta la llegada de la marcha en la plaza del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer. / FOTOS: MARIETA

Quinientas personas participan en la prueba familiar a favor de Cruz Roja | La iniciativa de LA VOZ DE AVILÉS recauda con la venta de los dorsales más de 1.500 euros que irán destinados a la asamblea local de la organización

EVA FANJUL AVILÉS.

La sociedad avilesina y de la comarca volvió a demostrar una vez más su espíritu solidario y su faceta más participativa. Ayer, más de quinientas personas protagonizaron la III Marcha Familiar Solidaria de LA VOZ DE AVILÉS, realizada con el patrocinio de CaixaBank y la colaboración de la Atlética Avilesina, el Centro Niemeyer, el Grupo Dia y el Centro Comercial El Atrio. Una caminata animada y familiar 'por una causa justa' que recorrió durante casi dos horas los seis kilómetros de la ruta prevista por el paseo de la ría y el casco histórico de la ciudad.

En esta edición, la Asamblea Local de Cruz Roja será la destinataria de todo el dinero recaudado con la venta de dorsales de esta ruta de senderismo urbano. Una cantidad de más 1.500 euros, aportada por los tres euros que cada participante abonó por su dorsal y por los donativos de todas aquellas personas que quisieron colaborar con el evento solidario de forma no presencial que fueron depositados en la cuenta 'Dorsal Cero', a través de CaixaBank.

Un año más, el Centro Niemeyer volvió a ser el punto de salida y llegada de esta prueba deportiva no competitiva y apta para todos los públicos. Animados por el sol y una temperatura agradable, a partir de las diez de la mañana los participantes comenzaron a llegar a la cita bien equipados con ropa y calzado deportivos y, lo más importante en estos casos, con muchas ganas de disfrutar de la jornada solidaria.

Familias con niños pequeños, algunos con sillitas, así como grupos de amigos y compañeros de trabajo se saludaban sonrientes mientras procedían a colocarse los dorsales. En pocos minutos, un bullicio multicolor llenó la explanada del centro cultural de la ría, ante la mirada atenta de los voluntarios de la Asamblea Local de Cruz Roja que, con su presidente Belarmino Martínez a la cabeza, recibieron a los participantes con una mesa informativa. Allí dieron a conocer a fondo cada uno de los proyectos que desarrolla la entidad.

A las once de la mañana, tal y como estaba previsto, arrancó la III Marcha Familiar Solidaria de LA VOZ. Este año, los participantes siguieron al pie de la letra las indicaciones de la organización y haciendo gala del buen humor reinante, ensayaron la salida brazos en alto para que nadie sobrepasase antes de tiempo el gran arco de CaixaBank que marcaba el punto de inicio de la marcha.

Más información

En primera línea de salida se veían muchas caras conocidas ámbito municipal, social y deportivo de la comarca. Entre otros estaban la concejala de Deportes de Avilés, Ana Hevia; el expresidente del comité de Empresa de Alcoa Avilés, Daniel Cuartas; el delegado en Avilés de la Federación Asturiana de Fútbol, Maxi González; el presidente de la Atlética Avilesina, Gerardo González; así como el director del diario LA VOZ-EL COMERCIO, Marcelino Gutiérrez, o la jefa de Redacción de LA VOZ, Ruth Arias.

Tras la cuenta atrás, los caminantes emprendieron la Marcha Solidaria. Un recorrido de seis kilómetros, ideado por la Atlética Avilesina, que también se ha volcado con el proyecto. Monitores de la entidad avilesina coordinaban cada tramo de la ruta urbana, vigilando que todo el mundo disfrutase de la travesía y nadie quedase descolgado.

Agentes de la Policía Local de Avilés acompañaron a los participantes durante todo el trayecto. Policías en moto abrían y cerraban la Marcha, cuyo primer tramo transcurrió por la margen derecha del paseo de la ría. A la altura de los baños de la senda, el grupo de participantes cruzó el puente para regresar por la margen izquierda de la ría hasta la pasarela que cruza hacia el centro de la ciudad. Allí, se hizo un breve alto en el camino, para facilitar que los más rezagados del grupo pudiesen alcanzar al grueso del pelotón. Pasados un par de minutos, y ya con todo el grupo reunido los monitores de la Atlética Avilesina decidieron cruzar 'La Grapa', para emprender la segunda etapa de la marcha desde la plaza de Santiago López.

Desde 'La Grapa', la Marcha Solidaria continúo por la calle Ruiz Gómez hasta enlazar con Palacio Valdés. Al llegar a la primera rotonda el grupo más cohesionado giró a la derecha para continuar el recorrido por la calle Pablo Iglesias hasta la calle Rivero.

Después, los participantes solidarios accedieron al parque Ferrera, donde se recorrió parte de la pista finlandesa. Una vez dada media vuelta a la pista, la marcha dejó a tras el pulmón verde de la ciudad a través de la puerta situada en la calle Galiana.

A su paso por el casco histórico fueron muchos los vecinos y visitantes que se vieron sorprendidos por la presencia del colorido y peculiar pelotón. Muchos hicieron fotos con sus teléfonos móviles y otros incluso animaban o preguntaban curiosos por la razón de aquella manifestación deportiva.

Otros saludaban a los conocidos que iban en la Marcha Solidaria, como Constantino Álvarez de UCIN Avilés, que participó junto a un buen nutrido grupo de familiares y compañeros de su formación política.

A la sombra de Galiana el grupo bajó hacia el Ayuntamiento. Tras cruzar El Parche, algún participante en baja forma agradecía la bajada por la calle de La Fruta en dirección a El Muelle. Allí, la estrechez de la vía evidenció más si cabe la numerosa participación en el evento solidario de LA VOZ.

Tras llegar y cruzar el parque de El Muelle, la marcha accedió al barrio de Sabugo. En esta parte del itinerario recorrieron la plaza de Pedro Menéndez, La Merced, la plaza de Abastos, La Cámara y desde allí de vuelta al Ayuntamiento.

Después, la ruta entró en su parte final. Primero siguió por La Ferrería hasta la plaza de Santiago López. Allí, volvieron a cruzar La Grapa y la antigua Pescadería y, por último, el entusiasmado grupo atravesó el puente de San Sebastián, con los ojos puestos en rampa final de acceso al Centro Niemeyer.

En ese momento, un numeroso grupo de niños y niñas echaron a correr en dirección a la meta. Emocionados gritaban que eran los primeros en cruzar el gran arco hinchable de CaixaBank que marcaba el fin de la ruta. Tras ellos, el resto de los participantes fueron entrando animados por la música de la organización, aplaudiendo y bailando sonrientes.

Como recompensa a cada participante se con dorsal se le entregó una bolsa de avituallamiento por cortesía de Supermercados Dia.

Con la misma alegría con la que arrancaron la Marcha Solidaria, los caminantes disfrutaron del tentempié con agua y comida en la explanada del Niemeyer. También allí, se refrescaron algunas de las numerosas mascotas que recorrieron el trayecto junto a sus dueños. Hay que destacar que en su mayoría, los perros participantes lo fueron de verdad, ya que los animales también portaban el dorsal correspondiente. Los aplausos y el agradecimiento a todos los asistentes cerraron el desarrollo de una mañana solidaria en la que el ánimo no decayó en ningún momento ni hubo que reseñar incidencia alguna.

Todos se sintieron muy satisfechos, sobre todo los representantes de Cruz Roja Avilés, que agradecieron a los presentes su gesto solidario y la organización, encabezada por LA VOZ DE AVILÉS, haber contado con ellos en esta III Marcha Solidaria. «Ha sido estupendo haber estado aquí y estamos muy agradecidos por ellos», manifestó el presidente de la Asamblea Local, Belarmino Martínez.