Inmigración estudia fórmulas para ayudar a la familia de Thiago Campos

Inmigración estudia fórmulas para ayudar a la familia de Thiago Campos
El pequeño Thiago permanece ingresado en el HUCA. / LVA

Jessica Castro y su pareja se muestran agradecidos por la pronta respuesta y esperan «obtener los papeles necesarios para empezar a trabajar»

S. GONZÁLEZ AVILÉS.

La esperanza es lo último que se pierde y eso lo saben bien los componentes de la familia Campos. Tras narrar el drama que viven desde hace unas semanas a LA VOZ, han conseguido que el departamento de Inmigración del Ministerio de Trabajo se interese por su caso y que les abra la puerta a una posible solución. «Nos han llamado para hablar con nosotros y que les contáramos nuestro caso. Estamos muy contentos», explicaba ayer Jessica Castro, que se mantiene al lado del pequeño Thiago, que sigue ingresado en el HUCA, donde le están tratando de su cáncer hepático.

Inmigración se puso ayer en contacto con la familia y acordaron estudiarlo con su equipo legal. «Hablamos con una chica que fue muy amable. Ellos van a mirar con sus abogados qué posibilidades tenemos y, sobre todo, lo que más queríamos, ver si mi pareja puede conseguir los papeles que le permitan encontrar trabajo aquí, que es lo que más nos urge», comenta la joven peruana. La familia llegaba a Avilés, donde residen, en octubre del año pasado. Aquí les esperaba el padre de ella, ciudadano español, con el fin de ejecutar la reagrupación familiar, que no fue posible.

Esta situación les llevó a ser objeto de una orden de deportación que hoy está paralizada dada la situación del pequeño Thiago, que se está siguiendo un tratamiento de quimioterapia que le permita someterse a una intervención quirúrgica, que deberá llevarse a cabo en Madrid, donde están los mejores especialistas para este tipo de casos. «Que al menos se hayan interesado por nuestra situación ya es una buena noticia. Estamos muy agradecidos a la respuesta que hemos tenido tras salir a contar nuestro caso. Estamos muy contentos», decía ayer Jessica Castro.

Aunque desde Inmigración no les han asegurado que puedan dar solución a su problema, para ellos el paso de volver a revisarlo junto al equipo legal del departamento ya es un aliciente al que se aferrarán hasta conseguir su objetivo. «Necesitamos que mi pareja pueda trabajar para subsistir aquí mientras dure el tratamiento de nuestro bebé. Su operación en Madrid es fija, no sabemos aún la fecha, pero eso nos obligará a trasladarnos a todos allí y no tenemos dinero para ello», lamenta la madre del pequeño Thiago, que tiene una hermana de tres años.

Además de recibir la llamada del Ministerio, Jessica contaba ayer como otras mamás se han puesto en contacto con ella tras enterarse de la noticia. «Una chica que tiene a su hijo ingresado también en el HUCA ha venido a conocernos. Ella también es de Perú y tiene a su pequeño ingresado, pero en su caso tiene todos los papeles en regla porque su pareja es española», explica la joven, que agradeció que «se acercara y pudiéramos conversar porque eso también me ha ayudado mucho. No tenemos palabras».

El 7 de julio se mantiene en pie la degustación gastronómica de pollo a la peruana que se llevará a cabo en el bar Hakuna Matata de la calle Rivero. El menú tiene un precio de siete euros que irán destinados a ayudar a esta familia a paliar sus problemas económicos. Además, para aquellas personas que no puedan acudir han abierto una cuenta bancaria en la que pueden hacer sus donaciones. Quien opte por esta vía puede hacerlo en el número de cuenta de La Caixa ES71 2100 4830 4307 0000 0428.

«Ya se han pasado por el bar varias personas preguntando por el evento interesadas en participar. La verdad es que, poquito a poquito, todo suma, y para nosotros todo es una gran ayuda», explicaba ayer Jessica Castro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos