El Ayuntamiento de Avilés adquirirá el edificio de la Fundación Metal en el PEPA por 1,18 millones

Antigua sede de la Fundación Metal en el Parque Empresarial. / MARIETA
Antigua sede de la Fundación Metal en el Parque Empresarial. / MARIETA

El inmueble, construido en terrenos municipales, nunca llegó a ser usado por la entidad, que se lo alquiló a ArcelorMittal para la Manzana del Acero

RUTH ARIASAVILÉS.

El Ayuntamiento de Avilés se convertirá en el propietario del edificio construido por la Fundación Metal en terrenos del PEPA, un inmueble que estaba destinado a ser sede del organismo y donde iban a impartirse principalmente cursos de formación, pero que no llegó a inaugurarse y fue finalmente alquilado a ArcelorMittal, que completó allí la Manzana del Acero. La previsión es que el Pleno del próximo día 25 apruebe la liquidación del derecho de superficie y el abono a la fundación de 1,18 millones de euros, una cifra equivalente a la inversión que se realizó en la edificación descontando, eso sí, las subvenciones que se les habían entregado con anterioridad.

La Fundación Metal logró que el Consistorio, propietario del suelo, le cediese en su día los terrenos en los que posteriormente se construyó el inmueble, un moderno edificio firmado por el arquitecto Sergio Baragaño, el mismo que firma los tinglados del puerto de Avilés o las casas modulares de acero que fabrica ArcelorMittal. Sin embargo, la crisis en la Fundación Metal, arrastrada desde hace cerca de una década, provocaron varios retrasos y, finalmente, imposibilitaron su apertura.

El problema de la Fundación supuso, sin embargo, un balón de oxígeno para ArcelorMittal, que necesitaba espacio para desarrollar su centro de I+D. La sede de la Fundación Metal se encontraba además al lado del antiguo Instituto Tecnológico de los Materiales del Acero (ITMA), hoy Idonial tras su fusión con Prodintec, y se aprovechó para crear lo que hoy es la Manzana del Acero

ArcelorMittal firmó con la Fundación Metal un contrato de alquiler que se ha mantenido vigente hasta día de hoy, pero que deberá ser modificado una vez el inmueble pase a ser propiedad del Ayuntamiento. Cuando eso ocurra, el Consistorio prevé sacar a concurso público la concesión del espacio, aunque la previsión es que sea la propia Arcelor la que continúe interesada en el arrendamiento, toda vez se acaba de completar el equipamiento de la Manzana del Acero y es ahora cuando el centro de investigación empieza a estar a pleno rendimiento, con proyectos que no solo atañen a la multinacional siderúrgica, sino también a otros clientes nacionales e incluso internacionales.

Cambio de uso

El cambio de uso comenzó a suponer algún problema, ya que el suelo se había cedido a condición de destinarlo a formación, y no a investigación, aunque el interés que genera para la ciudad es lo que ha provocado que se trate ahora de regularizar la situación, unos trámites que se iniciaron ya el pasado mes de marzo, cuando el Pleno aprobó la resolución del derecho de superficie a la Fundación Metal. En ese momento, el concejal de Promoción Económica, Manuel Campa, aseguró que no generaba inseguridad alguna para la Manzana del Acero, sino que el trámite era lo que correspondía.

En este tiempo que ha transcurrido desde el pasado mes de marzo se ha procedido a realizar una tasación del inmueble que ha servido para determinar el precio que el Ayuntamiento deberá abonar a la Fundación, y que le servirá también a la entidad para sanear sus maltrechas cuentas.

«Hay interés de disponer de espacios en la Manzana del Acero y participar en los centros de investigación. Sacaremos una concesión posterior con las condiciones legales que cumplan las entidades y no como hasta ahora», señaló en su día Campa. La intención es regular una concesión que se ajuste a los convenios firmados a la vez que se dan posibilidades de mantener una actividad investigadora que resulta de vital importancia no solo para ArcelorMittal, sino para la propia ciudad.