El Ayuntamiento se dirigirá ahora a las parejas de más de 80 años

Una mujer mayor, descansando en una residencia. /  MARIETA
Una mujer mayor, descansando en una residencia. / MARIETA

Los Servicios Sociales han desarrollado varios programas para acercarse a los mayores y explicarles los recursos existentes en el territorio

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

Los Servicios Sociales municipales han sido pioneros en aplicar un sistema de trabajo proactivo para que la población mayor pudiera conocer qué servicios ofrecidos por el Ayuntamiento pueden contribuir a ayudarles a mantener o mejorar su calidad de vida. Primero lo hizo acercándose directamente a los mayores de 90 que vivían solos, luego a los de 80 y más recientemente a los de 75 que vivían solos y ahora abordará a los mayores de 80 que lo hagan en pareja.

Según los datos que se maneja en este área municipal, en Avilés hay 593 personas que conviven solo con otra persona más en el hogar que tienen más de ochenta años. Es a ellas a las que se dirigirán ahora las técnicas de Servicios Sociales para conocer cómo viven y explicarles qué recursos pueden recibir tanto del Ayuntamiento como del Principado y que pueden contribuir a mejorar su calidad de vida.

En ese trabajo proactivo y de prevención se enmarcan otros dos programas que se han desarrollado por los Servicios Sociales de Avilés. Uno fue impulsado por la Unidad de Trabajo Social de La Magdalena, que puso en marcha hace cuatro años un grupo de trabajo multidisciplinar para afrontar la problemática de las personas mayores que presentan deterioro cognitivo y que vivían solas. Se trata de un colectivo que, por falta de conciencia de la enfermedad, tienen habitualmente dificultades para aceptar la ayuda que necesitan. Así se ha elaborado un protocolo de actuación compartido con los centros de salud que se puso en marcha como experiencia piloto y que ahora también se aplica en la zona de la UTS 4, la que abarca parte del centro de la ciudad y la zona norte, El Nodo y Jardín de Cantos. El año pasado se aplicó ese protocolo en cinco casos.

Y en esa misma línea de colaboración con los servicios sanitarios y también con la Consejería del área del Principado se ha puesto en marcha un protocolo del buen trato y prevención del maltrato a personas mayores. En esa dirección el año pasado se pusieron en marcha entre los profesionales talleres para promover la difusión y uso de este protocolo.