El Ayuntamiento pide a Fomento la protección de La Grandiella del ruido de la Variante

Tramo de la Variante que transcurre de forma paralela al área residencial de La Grandiella, donde residen en la actualidad 786 personas con los nuevos edificios construidos. / MARIETA
Tramo de la Variante que transcurre de forma paralela al área residencial de La Grandiella, donde residen en la actualidad 786 personas con los nuevos edificios construidos. / MARIETA

El gobierno local plantea en un informe que se actualice el mapa acústico para tomar medidas en un área en el que residen ya 786 personas

ALBERTO SANTOSAVILÉS.

Los vecinos de La Grandiella han encontrado en el Ayuntamiento de Avilés un aliado en su lucha contra el ruido de la Variante de la Nacional 632. Si hasta ahora solo habían recibido negativas del Ministerio de Fomento a través de la Demarcación de Carreteras, el gobierno municipal se ha puesto a su lado y ha elaborado un informe del servicio de medio ambiente en el que se defiende la actualización del mapa de ruido y la consideración real del núcleo de viviendas como «zona de conflicto», con el fin de que se adopten las medidas oportunas para proteger unas viviendas en las que en la actualidad ya están empadronadas 786 personas.

Algunos vecinos de La Grandiella empezaron su batalla contra el ruido de la Variante hace cuatro años, en 2015, cuando decidieron dirigirse a la Demarcación de Carreteras del Estado en Asturias poniendo de manifiesto las molestias ocasionadas por el ruido del tráfico y demandando la instalación de barreras acústicas.

La respuesta de Carreteras sentó como un jarro de agua fría para los intereses vecinales. Entre otras consideraciones, el escrito advertía de que «los inmuebles a los que se hacen referencia en los escritos fueron construidos con posterioridad a la puesta en servicio del tramo de la carretera Nacional 632, Variante de Avilés, de titularidad estatal, por tanto, corresponde a los propietarios llevar a cabo la actuación demandada, previa solicitud de autorización de obras ante esta Demarcación en lo que a la zona de afección se refiere».

Posteriormente, en 2018, los vecinos aseguran que presentaron un nuevo escrito ante la Demarcación de Carreteras, incluyendo mediciones de ruido que ellos mismos califican como «no vinculantes», sin que recibiesen respuesta alguna.

En cambio, el Ayuntamiento sí mantuvo una reunión con un portavoz vecinal, encuentro en el que también estuvieron presentes miembros del grupo municipal de Ciudadanos y el presidente de la Asociación de Vecinos de La Magdalena. En ese momento se puso de manifiesto la existencia de molestias por ruidos y se informó al técnico municipal de medio ambiente de las gestiones realizadas ante la Demarcación de Carreteras.

En enero de 2019 se celebró otra reunión en el Ayuntamiento, con la asistencia del entonces concejal de Urbanismo, Luis Ramón Fernández Huerga, en el que se acordó la redacción de un informe con el que se reflejase la situación actual y plantear la búsqueda de soluciones.

La primera advertencia del informe del servicio municipal de medio ambiente que se remitirá al Ministerio de Fomento es que el último mapa de ruido de la Variante se realizó en el año 2013 y que el Real Decreto 1513/2005 en lo referente a la evaluación y gestión del ruido ambiental establece, entre otras consideraciones, que debe actualizarse cada cinco años. Por lo tanto en el caso del tramo de la Variante que afecta a las viviendas debería haberse actualizado en el año 2018.

El mapa de ruido de la Variante realizado en 2013 establece entre el acceso de Los Canapés y el de Buenavista los índices de ruidos del tráfico que soportan los vecinos de viviendas próximas al trazado. Es significativo que, en especial entre las siete de la mañana y las siete de la tarde, en casi todo el tramo se registran niveles de ruido por encima de los setenta decibelios y en un segundo anillo de influencia el ruido no baja de los 50-54 decibelios, y es mayor de 65 ,y en las zonas más próximas a la carretera de 70, en el área próxima a la que se sitúa la zona residencial de La Grandiella.

Hay que tener en cuenta que la legislación sobre zonificación acústica establece desde 2007 como objetivos de calidad acústica para ruido aplicables a áreas urbanizadas existentes un máximo de 65 decibelios en periodo diurno y de tarde, y 55 en horario nocturno.

Menos nivel en Los Canapés

Destaca en ese mapa de ruido la disminución de los niveles en la zona de Los Canapés, donde en su día se instalaron pantallas acústicas para proteger del tráfico de la Variante al área residencial de Los Canapés, Versalles y La Texera. Esa incidencia del ruido también es muy baja en el tramo del viaducto junto al Pabellón de Exposiciones de La Magdalena.

El informe municipal defiende que «los edificios residenciales de la avenida de La Grandiella afectados por el ruido generado en la N-632 están incluidos en el mapa de zonas de afección». Demarcación de Carreteras no consideraba en 2013 necesaria la actuación en el tramo de La Grandiella al tener, según su criterio, «un número insuficiente de población y viviendas», a pesar que lo incluye en el apartado de 'zonas de conflicto', lo que supone una contradicción, tal y como refleja también el técnico municipal en el documento.

El informe elaborado ahora por el Ayuntamiento recuerda que, «tal y como se indica en el Plan de Acción contra el Ruido, segunda fase, de la Red de Carreteras del Estado, el criterio general para la delimitación de las zonas de conflicto es considerar como tales aquellas áreas del entorno de la carretera comprendidas entre la vía de circulación y la isófona Ln (periodo nocturno) de 55 decibelios, incluyendo además zonas en las que existen colegios expuestos a niveles superiores a los 60 decibelios para el periodo diurno u hospitales expuestos a 50 decibelios para el periodo nocturno».

Actualización de la población

De esa forma, el Ayuntamiento considera que la zona en la que se encuentran los edificios residenciales de la avenida de La Grandiella que figuran representados en el mapa de afección realizado por Carreteras en 2013 «no se ha tenido en cuenta a la hora de considerarla como zona de conflicto».

Este extremo, según concluye el técnico de medio ambiente, «se confirma al estudiar las actuaciones previstas en el citado plan de acción contra el ruido fechado en julio de 2016. Para la carretera Nacional 632 no figuran actuaciones en el punto kilométrico estudiado».

Por tanto, el Ayuntamiento de Avilés recuerda a la Demarcación de Carreteras que desde la redacción del mapa de ruido de la Variante de Avilés, cuya aprobación provisional se produjo el 30 de julio de 2014, «la ocupación de los edificios de la avenida de La Grandiella ha ido creciendo. A día de hoy, de acuerdo con los datos municipales, se encuentran empadronadas 786 personas en la totalidad de los inmuebles existentes en la avenida de La Grandiella». Es el paso previo necesario para que se adopten medidas de protección de la población.

Más información