El Ayuntamiento recibe treinta ofertas por las plazas del parking de Las Meanas

Un vehículo entrando ayer al aparcamiento de La Exposición desde Orejas Sierra. /  OMAR ANTUÑA
Un vehículo entrando ayer al aparcamiento de La Exposición desde Orejas Sierra. / OMAR ANTUÑA

El plazo de presentación de ofertas se amplía hasta el lunes, ya que el sábado es inhábil para el registro de contratación administrativa

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Rehabilitaciones Urbanas de Avilés (RUASA) ya ha recibido treinta ofertas por alguna de las 174 plazas que se encuentran en venta en el aparcamiento de Las Meanas. Todas se encuentran en el sótano segundo del subterráneo. El proceso de recepción de ofertas continúa abierto hasta el próximo lunes. En principio, debería haberse cerrado mañana sábado, pero al ser un día inhábil para el registro de contratación administrativa, el Ayuntamiento ha ampliado el plazo.

El concurso de enajenación supone el pleno dominio de la plaza para el adjudicatario y no la concesión por un periodo concreto, como sucedió en el proceso limitado en 2014 y que restó eficacia a ese proceso.

De acuerdo con la normativa, las ofertas se están presentando en sobre cerrado, por lo que RUASA no puede facilitar ni que plazas son las demandadas ni el número de participantes. Y es que entre las condiciones del concurso se encuentra que cada persona, física o jurídica, sólo puede presentar una oferta por cada plaza, si bien puede concurrir a varias, sin ningún límite.

Los precios de salida se han fijado en función de la superficie del aparcamiento. No obstante, se encuentran en un rango similar. La más barata se encuentra en 11.980 euros y la más alta en 12.520 euros. Entre ellas han diferentes precios pero en un rango similar: 12.380 euros, 12.400, 12.410 y 12.430. Este abanico se explica porque la superficie no es idéntica, sino que oscila entre los 11,96 y los 12,5 metros cuadrados.

Sobre estos precios, el consumidor asumirá la fiscalidad, incluyendo el Impuesto de Transmisiones, con el tipo del 8%. Cada participante, debe haber ingresado el dos por ciento del precio de licitación.

Las bases del proceso de adjudicación, que se pueden consultar tanto en la web de RUASA como en sus instalaciones, señalan que la adjudicación se decidirá mediante subasta. Si varias solicitudes optan por una plaza, se concederá a la que establezca un precio más alto. En el caso de empate, se resolverá mediante un sorteo público.

Una vez recibidas las ofertas, el siguiente trámite será la apertura de los sobres con las ofertas. La convocatoria fija para el 24 de enero la constitución de la mesa de adjudicación.

A partir de ahí, la mesa de adjudicación deberá fijar una propuesta de concesión. Una vez que estos reciban la notificación, contarán de un plazo máximo de un mes para formalizar el contrato. En el caso de no hacerlo o no cumplir con las condiciones, la plaza se adjudicará a la siguiente oferta, si la hubiese.

Al ser patrimonio municipal, los propietarios no podrán venderlas en el futuro por precios superiores, salvo las actualizaciones según los índices legales. El arrendamiento a terceros lo podrán hacer con total libertad para fijar el precio del alquiler.

Todos lo adjudicatarios deberán constituir una comunidad de propietarios para el mantenimiento y limpieza de la instalación.