El Ayuntamiento sancionará al bar de Sabugo que reabrió sin permiso

El Consistorio reconoce que «reaccionó tarde», lo que permitió que el local precintado por ruido siguiese abierto del 17 de agosto al 7 de septiembre

E. FANJUL AVILÉS.

El bar del barrio de Sabugo precintado por no cumplir la normativa de ruido el 14 de agosto «será sancionado por reabrir días después de su clausura sin autorización y permanecer en activo hasta el 7 de septiembre, cuando volvió a ser precintado ya que seguía sin cumplir los requisitos exigidos por el Ayuntamiento», tal y como confirmó ayer a este diario Manuel Campa, concejal de Promoción Económica y Ciudad.

El Ayuntamiento responde así a las manifestaciones de Somos Avilés que el pasado lunes afirmó que existían «significativas irregularidades en el proceso que deben ser explicadas» en relación al proceso de cierre de este establecimiento.

Somos, que llevará el asunto al próximo Pleno municipal, exigió además al equipo de Gobierno que «se aclare y depuren responsabilidades por la negativa de la Policía Local a admitir la denuncia de un vecino» contra este mismo local de copas por reabrir tras romper el precinto municipal.

Sobre este último asunto, Campa asegura que «en el acta no consta que hubiese ningún permiso de reapertura y que no hubo negativa a la denuncia sino que esta tiene que ponerse en la Policía Nacional».

Por otro lado, el concejal socialista asegura que el Ayuntamiento sigue el proceso habitual en estos casos, «se realizó medición de ruidos, que constató que superaban el nivel permitido; informar sobre las medidas a tomar por parte del establecimiento y, tras comprobar que en el plazo establecido no se cumplía con lo exigido, aplicar el decreto de cierre».

En respuesta a cómo un local precintado pudo permanecer abierto cerca de veinte días sin autorización, Campa reconoce que desde el Ayuntamiento «se tardó en reaccionar» pero que el proceso administrativo municipal sigue su curso. De hecho, «el hostelero ha presentado un recurso para que la vía administrativa se inhiba a favor de un procedimiento judicial penal abierto a resultas de las denuncias de un vecino, pero eso no puede ser. El titular tiene hasta octubre para presentar un informe técnico que demuestre que cumple con la normativa, sino es así se procederá al cese definitivo de la actividad», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos