Las bodas cambian la costumbre

Desfile que cerró el evento ayer en la Antigua Pescadería. / OMAR ANTUÑA
Desfile que cerró el evento ayer en la Antigua Pescadería. / OMAR ANTUÑA

El hotel 40 Nudos acogió a expositores de todos los sectores y el evento terminó con un desfile en el edificio de la Antigua Pescadería | El certamen 'Mi boda Avilés' exhibe las nuevas tendencias con dieciséis comercios

ALEJANDRO L. JAMBRINAAVILÉS.

Para muchas parejas el día de su boda es uno de los más especiales de su vida. Preparas un evento así lleva tiempo y mucho trabajo para conseguir que todos los detalles sean perfectos y nada salga mal. al fin y al cabo es un día que nunca olvidarán. Y ayer Avilés se convirtió en el epicentro de los casamientos con la cuarta edición de la feria 'Mi Boda Avilés', que organizaron un total de dieciséis comerciantes de la ciudad en el hotel 40 Nudos.

El salón de exposiciones se convirtió durante toda la jornada en un espacio expositivo en el que los futuros novios pudieron enterarse de las últimas modas y tendencias y tantear precios y presupuestos para organizar su enlace. Lo primero nada más entrar una rosa y un poco de jamón, después había que ponerse a trabajar. «Este es un evento que organizamos con mucha ilusión y dedicación, queremos demostrar que Avilés tiene armas suficientes para competir en el sector de las bodas y la gente se va muy contenta», reconocía ayer Ana Rosa García, de la empresa de viajes Turya. Por allí pasaban las parejas a informarse para sus lunas de miel, «y cada vez se llevan más los viajes a zonas urbanas y menos las playas paradisiacas».

Uno de los expositores que más visitas recibieron ayer fueron los de trajes y vestidos, el plato fuerte de toda boda. De las novias se encargó Carmen Molero, que explicaba como las tendencia van cambiando «y ahora se llevan vestidos más entallados, con espaldas abiertas y tonos salmón». Los novios se pasaron por la Sastrería Boutique César, un histórico de Avilés que también confirma esta tendencia más moderna, «los novios ya no quieren trajes clásicos ni chaqués como los de antes, ahora buscan algo que puedan volver a usar en otras ocasiones».

Otros elementos fundamentales en toda boda son las flores y las tartas. Ambos sectores coinciden en que impera una tendencia rústica. «Elementos sencillos, tonos sobrios y mucha madera», señalan desde la confitería Vidal y Leymar Florista.

Los interesante de este evento es que los futuros novios tienen a todos los sectores representados, desde los detalles para los invitados o las alianzas, pasando por las invitaciones o la peluquería y el maquillaje. Para finalizar y buscar a alguien que les ayude a organizarlo todo debidamente ayer podían asesorarse con Patricia Vic, una 'wedding planner' de la empresa 'Dream of Princess'. «Nuestro trabajo es ayudar a los novios con todos los elementos y detalles necesarios en el enlace. Hacemos unas 20 bodas al año y nos llama la atención que en Avilés hay pocos espacios adaptados y la gente se tiene que ir fuera», señalaba Vic.

Es el caso de Ana Ruiz y Abel Pérez, una joven pareja avilesina que se casará en julio del próximo año en Grao «porque aquí había pocas opciones y ninguna nos convencía», confiesa. Este evento les ha ayudado a decidirse respecto algunos detalles como las alianzas de compromiso o el peinado de la novia, «también nos gusta mucho el estilo rústico y la celebraremos en una gran finca exterior».

Desfile nupcial de lujo

Para terminar la jornada y poner el broche final a las cuarta edición de la feria 'Mi Boda Avilés', los dieciséis comerciantes se trasladaron al edificio de la Antigua Pescadería, en la plaza de Santiago López, un espacio cedido por el Ayuntamiento para la ocasión donde organizaron un desfile para mostrar las últimas tendencias en vestidos de novia y trajes nupciales.

Las flores y los detalles sorprendieron al centenar de personas que acudieron al evento «que hemos preparado todos con muchísima ilusión, cada uno ha aportado algo y para nosotros es el cierre a un evento muy nuestro y que esperamos poder seguir haciendo muchos más años», confesaban los comerciantes. El público se fue satisfecho y algunos comentaban por lo bajo, «pues no lo habíamos pensado pero es tan bonito que igual nos casamos».

Temas

Moda