La bondad gana peso en la educación

Se presentaron diferentes experiencias educativas de Avilés. / MARIETA
Se presentaron diferentes experiencias educativas de Avilés. / MARIETA

Las II Jornadas de Buenos Tratos abordan las experiencias de los centros avilesinos para fomentar los valores en su alumnado

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Implicar a los alumnos en la mejora del centro educativo, modificar las rutinas de ocio de los alumnos o aprovechar todo el potencial educativo del juego son algunas de las buenas prácticas que los centros avilesinos compartieron ayer en las II Jornadas Buenos Tratos.

Es una iniciativa que nació en el programa Avilés, ciudad educadora, desde el Consejo Escolar. Hace tres años, el grupo de trabajo de Buenos Tratos planteó la posibilidad de crear en encuentro anual para reflexionar sobre la convivencia y compartir las experiencias de su centro. Por esta razón, ayer centros públicos y concertados de Avilés se reunieron en el Colegio Público de Llaranes para presentar iniciativas de sus respectivos ámbitos. La Asociación de Amas de Casa de Llaranes colaboró encargándose del café del descanso.

A lo largo de la mañana se conocieron experiencias de todos los niveles educativos de la ciudad. Así, Nieves Sanz, directora de la Escuela Infantil de El Quirinal, presentó un video con la idea central de que «la educación se vive en todo el centro», utilizando con énfasis todas las posibilidades del juego.

Por su parte, Marta González, orientadora en el Colegio Enrique Alonso, presentó el Plan Integral de Convivencia que afecta a los 430 alumnos del centro. Se han puesto en marcha diferentes medidas como limitar el fútbol en los recreos por los conflictos que provoca o formar a los alumnos de más edad como mediadores en el patio. «Si ven que un niño no juega o está solo, van a preguntarle; median en los conflictos», explica en una medida que, sobre todo, beneficia a los mediadores. Pero también se impulsan valores de igualdad, solidaridad... «Cuanto más trabajas, ves que más camino te queda por recorrer», concluyó.

La asociación A Esgaya nació en 2015. Marta Pérez, Maeba Gutiérrez y Coral Suárez son tres de sus integrantes. Una de sus actividades es impulsar actividades en el Instituto de La Luz, donde Maeba y Coral estudian, para mejorar la convivencia. «El mayor problema es el inmovilismo y la prioridad del temario. El trabajo evidencia la mejora del grupo», explicaron.

Más información