«Buscamos el sonido más 'jazzístico' de Falla y García Lorca»

Pere Martínez, cantaor de Aurora./TALLER DE MÚSICS
Pere Martínez, cantaor de Aurora. / TALLER DE MÚSICS

El quinteto catalán presentará mañana domingo en la Sala Club del Centro Niemeyer la versión más flamenca de composiciones populares

C. DEL RÍOAVILÉS.

Nacieron como un homenaje a Manuel de Falla y ahora viajan por España con el nombre de 'Aurora', uno de los temas incluidos en el disco del mismo nombre en el que interpretan composiciones de Manuel de Falla, Federico García Lorca y Felipe Pendrell. Son un quinteto catalán de flamenco y jazz que mañana domingo, a la una de la tarde, actuará en la Sala Club del Centro Niemeyer. La entrada cuesta seis euros anticipada y ocho, en taquilla. La crítica especializada mira con atención a este grupo y a su cantante, una voz llena de matices.

-¿Qué y quién es Aurora?

-Aurora es un grupo que formamos Max Villavecchia, al piano, Javi Garrabella, al bajo, Joan Carles Marí, a la batería y José Manuel Álvarez o Pol Jiménez, al baile. Pol será el que vaya a Avilés. Somos un grupo de flamenco, pero también más cosas. En algunos festivales o ciclos nos han etiquetado como grupo de jazz, aunque tampoco es exacto. Hacemos jazz y flamenco sobre un repertorio de música popular española que compusieron Manuel de Falla, Federico García Lorca y Felipe Pedrell.

-¿Y el nombre?

-Al principio, en los primeros conciertos nos presentábamos como 'Homenaje a Manuel de Falla'. Cuando decidimos hacer un grupo y buscar nombre propio no nos gustaba eso de 'Pere Martínez por Manuel de Falla'. Decidimos coger el nombre de la canción 'Aurora' de Nueva York, de Enrique Morente, que estaba en el repertorio y nos gustaba.

-Algún crítico ha dicho que lo más flamenco del cuadro es usted.

-Con José Manuel o Pol bailando en el escenario alcanzamos el culmen de la 'flamencura' que se puede ver en Aurora. José Manuel y yo nos hemos dedicado a eso desde siempre y somos la parte de la formación donde más se refleja el flamenco. Centramos ese imaginario.

-Ahora que habla de imaginario, su estética recuerda más a un grupo indie que de flamenco-jazz.

-¿Sí? (Risas). Será porque Aurora no es un grupo exclusivamente flamenco. Nuestro bagaje musical incorpora el de cada músico y puede ir creciendo. El abanico para investigar y experimentar de un músico es muy amplio. Uno de las motivaciones al juntarnos como Aurora fue buscar el sonido más 'jazzistíco' de De Falla y Lorca. Para el siguiente disco serán otros.

-¿Tienen pensado basarse siempre en composiciones ya creadas?

-En principio esa era la intención, que fuera material ya creado. Pero no tenemos muchas normas. Estamos en proceso.

-De hecho, usted primero tuvo un grupo de rumba, ¿no?

-No era rumba, también hacíamos fusión. Aunque la rumba siempre ha funcionado muy bien.

-¿Cómo llegó hasta el flamenco?

-Escuchando discos con amigos a partir de los dieciséis años. Vas descubriendo lo que no está en Spotify ni en Youtube. Me dieron discos de Duquende, de Paco de Lucía y de Camarón, y yo, que ya cantaba desde pequeño en mi casa, intentaba reproducir aquello que escuchaba. Dije: «guau, esto realmente me gusta». Pero no tenía muy claro cómo acercarme, ya que nadie en mi familia canta. Muchos de mis amigos estudiaban en la Escuela de Música Taller de Músics y me dijeron que allí podría aprender.

-¿Cómo ha sido versionar obras de Manuel de Falla o poner música a poemas de Lorca? ¿Han encontrado alguna dificultad?

-No, ninguna, porque partimos del planteamiento de hacer algo respetuoso hacia su idea y su música. Entendemos que Lorca y Falla eran amantes del flamenco y de este tipo de cante y de música porque así se ha dicho siempre y así se refleja en las cosas que hicieron para el flamenco. Nos vimos motivados, con permiso. Creíamos que tenía sentido aportar una parte más flamenca a esas composiciones populares que no la tenían.

-¿Qué tal está yendo la gira?

-Llevamos muy buen ritmo, estamos muy contentos con el funcionamiento del disco. El viernes estaremos en Lugo, el sábado en Santiago y el domingo, en Avilés.