La caída de un árbol deja diez minutos sin electricidad a Fertiberia y Dupont

La planta de Fertiberia en Trasona. / MARIETA
La planta de Fertiberia en Trasona. / MARIETA

La dirección de la planta de Trasona informa al comité de empresa de los planes de septiembre y soslaya la información sobre la entrada de Triton

FERNANDO DEL BUSTOTRASONA.

Mañana intensa para Fertiberia y DuPont, que ayer perdieron el suministro eléctrico durante diez minutos a causa de un accidente durante una tala. Es lo que se denomina un «cero eléctrico» que afectó a ambas empresas desde las 9.10 de la mañana y por espacio máximo de diez minutos.

La caída de la red se produjo por un accidente durante una tala que afectó al tendido de alta tensión que suministra a los clientes de EdP. La corta de madera se producía en Corvera, en una finca a la que se accede desde una carretera que sale del área recreativa de Gabitos.

Aunque la empresa eléctrica cuenta con protocolos de seguridad, en ocasiones se registran imprevistos como el de ayer. En Fertiberia, la falta de electricidad también afectó a las oficinas. El cese brusco de la actividad provocó escapes de gases, pero que cesaron en pocos segundos. La existencia de un protocolo de prevención por parte de EdP permitió que el suministro se recuperase en diez minutos, sin registrarse más incidencias en la jornada.

Más información

Una vez superado el susto inicial, ambas factorías retomaron su agenda normal. En el caso de Fertiberia incluía una reunión entre la dirección y el comité de empresa para informar de la parada anual de septiembre en la revisión de las conducciones de amoniaco que unen el depósito de Fondo de Valliniello con las instalaciones de Trasona, según informó ayer la dirección de la planta de Trasona al comité de empresa. La parada anual comenzará el próximo 2 de septiembre, lunes, y la idea es que se alargue durante tres semanas.

Este tiempo se aprovechará para realizar diferentes tareas de mantenimiento en la planta avilesina. La más importante es la revisión de la tubería de amoniaco. Es una comprobación periódica que se encuentra fijada por las autoridades desde el momento que se autorizó la creación de la línea. Tanto el depósito central de amoniaco, en Fondo Valliniello, como la tubería que lo conecta con Trasona están sujetos a una rigurosa normativa de seguridad que obliga a revisiones periódicas y un estricto mantenimiento.

Este año, la revisión se centrará especialmente en las líneas que transportan el amoniaco, además de revisar las válvulas.

La dirección de Fertiberia siempre ha sido muy estricta con las paradas y el cumplimiento de la normativa, lo que ha permitido que la empresa mantenga el máximo nivel de seguridad laboral y medio ambiental. Con todo, el encuentro de ayer sirvió para que el comité de empresa preguntase a la dirección por la operación de venta del grupo al fondo de inversión Triton, de capital germano-sueco y que se hizo pública el pasado 16 de agosto.

«Hay incertidumbre»

Ángel Fernández González, secretario general de la sección sindical de Comisiones Obreras, explicó ayer que «existe incertidumbre entre la plantilla» ante el futuro de la operación comercial. Sin embargo, apenas se pudo dar más información de la que ya se conoce. «La dirección se remitió al comunicado del pasado viernes», apuntó el dirigente sindical. De momento, tan sólo se conoce el pre-acuerdo de venta de todas las empresas del grupo Fertiberia al fondo de inversión Triton, fijándose un plazo de dos meses para cerrar la operación.

Este margen es habitual y durante este tiempo lo normal es que el equipo de Triton analice a fondo las cuentas del grupo. Fertiberia se puso en venta el pasado abril y directivos de Triton ya han visitado varias fábricas de España, entre ellas Avilés. La operación debe ser autorizada por la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia.