La cantidad de residuos depositados en el contenedor marrón crece un 175% en un año

Un camión de OCgersa se dispone a retirar el material de los contenedores de reciclaje. /  MARIETA
Un camión de OCgersa se dispone a retirar el material de los contenedores de reciclaje. / MARIETA

El 22% de los de los 37,7 millones de kilos de basura doméstica enviada a Cogersa se separa en origen para su reciclaje

J. F. GALÁN AVILÉS.

El 22% de los residuos enviados el año pasado por el municipio a las instalaciones del Consorcio para la Gestión de Residuos de Asturias (Cogersa) habían sido previamente separados para su reciclaje, 8,3 toneladas sobre un total de 37.754.790, según los datos facilitados por el Ayuntamiento. Ambas cifras son superiores a las del año anterior, 37.657.074 toneladas de basura de las cuales 8.151.050 fueron al reciclaje, bien mediante contenedores específicos o a través de los dos puntos limpios que hay en la ciudad, en Los Canapés y en El Quirinal.

En comparación con el año anterior llama la atención el fuerte incremento en la recogida de la denominada fracción orgánica, de 107.080 a 294.500 kilos, un 175% más. La explicación radica en que el servicio, hasta entonces únicamente limitado a Llaranes, El Pozón, Villalegre y La Luz, se ha extendido a Versalles y Puerta de la Villa, duplicando así a la población potencialmente usuarios hasta alcanzar a unos 25.000 vecinos, a la instalación de contenedores de carga lateral de mayor capacidad y quizá también a una mayor concienciación social. En este sentido, cabe señalar que el Ayuntamiento tiene previsto implantar el servicio en todo Avilés.

También aumentaron los residuos depositados en los contenedores de recogida selectiva de papel y cartón, un 4,24%, y de envases, un 3,85%, mientras que el reciclaje de vidrio cayó un 1,16% y la actividad en los puntos limpios fue inferior, de 4,3 a 4,2 millones de kilos. Como dato positivo, la basura que acaba en el contenedor general disminuyó ligeramente, de 29,5 a 29,4 millones de kilos, un 0,22% menos

De media sale a 487,68 kilos por habitante. De ellos 374 se depositaron directamente en el contenedor verde (basura general), 11,78 en el marrón (restos orgánicos), y 47,57 en los de reciclaje, 24,22 en el azul (papel y cartón), 10,52 en el amarillo (plásticos y envases ligeros) y 12,83 en el verde (vidrio), mientras que los 54,3 restantes fueron recogidos a través de los puntos limpios.

Si se mira por día, cada avilesino genera en torno a 1,3 kilos de basura, de los cuales algo más de uno va al contenedor general y el resto a los de reciclaje, al de recogida de residuos orgánicos o al punto limpio.

En todo caso hay que tener presente que las cifras responden únicamente a los residuos recogidos por el Ayuntamiento y por la propia Cogersa, los dos principales gestores, pero no los únicos. Hay empresas, desde industrias a centros comerciales, que contratan sus propios servicios de basura, y también se recicla una amplia gama de materiales, desde aceites de automoción o cocina hasta electrodomésticos, ropa o deshechos sanitarios que no necesariamente acaban en Cogersa.

32 euros por habitante

En cuanto a los costes que acarrea el servicio para las arcas municipales, los derivados de la recogida de basura alcanzaron 1.883.939 euros, a los que se sumaron otros 650.987 en concepto de tratamiento. El total asciende a 2.534.926 euros, a una media de 32,2 euros por habitante y año, muy por encima de los 24,72 que, según el Ayuntamiento, cobra entre ambos conceptos mediante las correspondientes tasas.

Si bien el índice de reciclaje de Avilés es dos puntos superior a la media regional, el 20%, se queda muy por debajo tanto de la nacional, el 29,7%, como de las directrices que establece la Unión Europea. La comisión de Medio Ambiente ha fijado la tasa de reciclaje en un 50% para el próximo año, en un 55% en 2025 y en un 65% en 2035, cifras que ya rondan o incluso superan países como Alemania, con una tasa del 66,1%, la más alta de Europa.

El año pasado se reciclaron en Asturias 19.270 toneladas de envases, según los resultados presentados la semana pasada por la organización medioambiental Ecoembes. La media es de 12,2 kilos por habitante, lo que supuso un aumento del 10,9% con respecto a 2017.

De igual forma la cantidad de papel y cartón separada en el contenedor azul también experimentó un considerable aumento, un 3,9%, a una media de 21 kilos por habitante, tres kilos por encima de la media nacional.

Más