Carmen Figaredo mete tijera a la ría

El marido de la artista, Hugo Fontela, charla con los asistentes a la inauguración/
El marido de la artista, Hugo Fontela, charla con los asistentes a la inauguración

La fotógrafa expone 'Re-constructed Memories' en el palacio de Valdecarzana | Dieciocho cuadros integran una exposición de collage que pretende mostrar «nuevos paisajes» de la ciudad

C. DEL RÍOAVILÉS.

La fotógrafa Carmen Figaredo (Oviedo, 1988), en los últimos años volcada en la técnica del 'collage', inauguró ayer en el palacio de Valdecarzana la exposición 'Re-constructed Memories', dieciocho cuadros que crean «nuevos paisajes» de una ciudad «inmensamente bella» entremezclando fotografías antiguas y recientes y con el objetivo puesto especialmente en la ría. La muestra, la primera institucional de la artista, se podrá visitar hasta el lunes día 30.

La concejala de Cultura, Yolanda Alonso, agradeció a la fotógrafa una exposición basada en la técnica del 'collage', la tercera de estas características que acoge el edificio civil más antiguo de Avilés. Figaredo se mostró encantada de una propuesta recibida de una «ciudad súper educadora» y «que merece» la atención de los artistas. Para esta colección ha estrado trabajando a destajo, como a ella le gusta hacerlo, con fotografías rescatadas de la casa familiar y algunas propias realizadas en el entorno de la ría y en San Balandrán.

«Empecé trabajando en formatos más pequeños que me fueron pidiendo ir a algo más grande», explicó antes de reconocer que su impetuosa forma de trabajar encaja mejor con técnicas como el 'collage'. «Trabajo de una forma casi autómata. Recorto, pego y ni siquiera están todos los trozos bien cuadrados, pero soy muy impulsiva y me gusta la inmediatez», reconoció admitiendo ser heredera directa de la 'generación millenial'. «Quizás por eso he dejado un poco de lado la fotografía. Este sistema de trabajo va muy bien conmigo y me parece muy importante reutilizar las imágenes», señaló.

«Soy muy impulsiva y me gusta la inmediatez, por eso este sistema de trabajo encaja conmigo»

En esta confrontación del Avilés antiguo y el actual, el industrial y el natural, Carmen Figaredo ha ido de la mano de lo que pedía el motivo. «Ese paisaje de la ría me pedía recortes en formas geométricas, otros son más orgánicos, incluso también empleo algún vacío que da mucha información», explicó. Este trabajo, gracias al que ha confirmado «el maravilloso contraste entre la industria y la naturaleza que ofrece Avilés, una ciudad inmensamente bella», es en cierto modo novedoso. A pesar de llevar inmersa en esta técnica el último lustro, normalmente Figaredo trabaja con revistas y «transmito el punto de vista de la imagen, sin alterar el significado, que es lo que en esta muestra cambia».

La artista afirma que es un «impulso natural pensar qué hay detrás de las imágenes ajenas o propias» y, a veces, «necesito reorganizarlas para contar las otras posibles realidades». En este sentido, «encuentro mi herramienta creativa en el acto de cortar y pegar».

Carmen Figaredo estuvo arropada en la inauguración por un buen número de familiares y amigos, con su marido, el pintor Hugo Fontela, y su hijo a la cabeza. Entre otros, se pudo ver representación política de Ciudadanos, pero sobre todo muchos nombres del mundo del arte con especial mención para la Escuela de Artes y Oficios donde se formó Fontela, que contó con su director, Alberto Huskin, el jefe de estudios, Favila y la también pintora Carmen Peláez. La galerista Angélica García y el fotógrafo José Ferrero fueron otros de los asistentes a la inauguración.

Temas

Avilés