La auditoría de las cuentas de 2009 del Niemeyer ya advirtió «una serie de incidencias»

El exdirector del Centro Niemeyer, Natalio Grueso; su exesposa Judit Pereiro; el exdirector de producción, Marc Martí; y el exempleado de Viajes ECI José María Vigil /EFE
El exdirector del Centro Niemeyer, Natalio Grueso; su exesposa Judit Pereiro; el exdirector de producción, Marc Martí; y el exempleado de Viajes ECI José María Vigil / EFE

Los tres auditores y el contable que hoy han declarado en el juicio que se sigue en la Audiencia Provincial han coincidido en señalar que siempre faltaba soporte documental

Cristina Del Río
CRISTINA DEL RÍOAvilés

El responsable de la auditoría de la cuentas de la Fundación Centro Niemeyer en 2009 ha asegurado hoy, en el juicio que se está celebrando en la Audiencia Provincial, que advirtió de una «serie de incidencias» en una 'carta de manifestaciones' que adjuntó al informe de auditoría y que se ha incorporado a la causa al no tener las partes constancia del documento. En él señalaba que había libros de actas y contratos sin firmar y que faltaban facturas y soporte de los pagos, entre otros.

En este punto han coincidido el resto de peritos, otros dos auditores y el contable del despacho profesional de José Luis Rebollo, exsecretario de la Fundación y acusado, Miguel Argüelles. Aseguró que trabajó con independencia y sin recibir indicaciones, aunque bajo la supervisión de su jefe Rebollo.

Él se encargó de cerrar las cuentas de 2010 tras haberlas recibido del despacho de María José Mochales, la anterior contable. Esas fueron las primeras en las que se acordó un asiento de regularización por valor de 260.000 euros que se hizo «para aflorar eso que no estaba en los libros». Sin embargo, se desmarcó de los 174.000 firmados en mayo de 2011 entre José Luis Rebollo y Viajes El Corte Inglés, el principal proveedor, porque carecía de soporte documental.

El responsable de KPMG, que firmó la auditoría con salvedades de 2010, ha manifestado que la Fundación sabía antes del patronato de junio de 2011 que la auditoría tendría salvedades. Ha explicado que durante este proceso se trabaja en estrecha colaboración con el cliente y que, antes de emitir el informe definitivo, se envía un borrador. Entre otros datos que no pudieron contrastar, y que fue a la postre motivaron estas salvedades, fue que Viajes El Corte Inglés (el principal proveedor) no aportó «la información soportante» de diversos pagos.

El juicio continuará mañana. Las dos últimas sesiones será el próximo lunes y martes, con jornada de tarde si fuera necesario.