'Cazada' y en prisión por un deshumidificador

El lugar del accidente en La Marzaniella. / PATRICIA BREGÓN
El lugar del accidente en La Marzaniella. / PATRICIA BREGÓN

La mujer con ocho ordenes de busca y captura había ido de compras cuando la Policía Local la paró en un control | El marido quedó en libertad tras pasar por la sede judicial y cerró la vivienda que ambos ocupaban de manera ilegal en La Marzaniella

SHEYLA GONZÁLEZ AVILÉS.

Un pequeño trayecto a Avilés para hacer la compra acabó llevando a C. A.L., de 28 años de edad, a prisión. La joven, sobre la que pesaban ocho órdenes de detención, aprovechó la tarde del viernes para ir a comprar un deshumidificador para su vivienda, ubicada en La Marzaniella, en Trasona. Un gesto común que acabó con su detención por la Policía Local de Avilés gracias a un control rutinario de alcoholemia realizado en el Hospitalillo de Llaranes.

No solo ella acabó detenida por este viaje en coche, su pareja, A. P. G. de 38 años, también terminó en la Comisaría de la Policía Nacional al visitarla en el hospital donde fue atendida tras sufrir un accidente en la huida de los agentes. Sobre él pesaban otras dos órdenes detención de Madrid y Oviedo por delitos de apropiación de bienes ajenos y otros tres requerimientos de averiguación de domicilio. Ambos pasaban ayer a disposición judicial tras permanecer la noche en las dependencias policiales. Ella, que tenía vigentes cuatro órdenes de entrada en prisión dictadas por juzgados de Oviedo y Gijón, dejaba la sede judicial avilesina para ingresar en prisión. Él en cambio volvía al domicilio familiar en La Marzaniella para cerrarlo «a cal y canto», según relatan los vecinos, que le vieron acompañado de un hermano.

La pareja llevaba tiempo asentada en el barrio, donde residían en la calle Mar Cantábrico. Según narraban ayer los vecinos de la zona, la vivienda «estaba en venta por una entidad bancaria porque la anterior inquilina no podía pagar la hipoteca. Ellos decían que la habían comprado, pero no es cierto, estaban de okupas. Tenían la luz enganchada a la traída general», declaraban los vecinos. Ayer el marido y su familia dejaban el domicilio, junto a la hija menor de trece meses, que viajaba junto a su madre y una vecina en el momento de los hechos.

Horas antes, por la mañana sobre las 12 horas, eran presentados ante el juzgado de guardia para responder por las causas pendientes. En el caso de la mujer se le imputan ahora tres nuevos delitos: conducir sin puntos en el carnet, conducción temeraria, tras la fuga y omisión del deber de socorro por no atender a la ocupante herida que la acompañaba durante su huida.

Esta última salía de madrugada del hospital al que tuvo que ser trasladada tras el accidente sufrido a la entrada de La Marzaniella y que ponía fin a la huida. La mujer, M. J. S. S. de 72 años, se vio envuelta en todos los sucesos de «casualidad». Según relata ella misma, la joven pidió que la acompañara en el viaje a Avilés para hacerse cargo de la hija, de tan solo trece meses de edad, mientras ella compraba el deshumidificador.

Persecución «de película»

«Yo fui con ella como un favor y mira como resultó todo», lamenta M. J. S. S, que acabó envuelta en una persecución policial que ella misma describe como «de película» y herida en un accidente de tráfico a escasos metros de su casa. Tiene una muñeca rota, magulladuras y moratones por el cuerpo. Aunque quizás lo que más le pesa es el susto. «Lo tendré conmigo varios días. Dentro de lo que cabe tuve suerte porque decidió volver hacia casa, si llega a escapar para otro sitio podríamos haber tenido un accidente mayor y con peor resultado», comentó ayer la mujer, que agradecía a unos vecinos haberla ayudado en los primeros momentos y a los agentes de la Policía Local por su atención.

La mujer herida relataba a este periódico que se mostró «sorprendida» por la reacción de la joven tras el control de alcoholemia al que fue sometida, de manera rutinaria, por la Policía Local. «Ella no se negó a hacerlo, es más dio negativo. El problema llegó cuando le pidieron la documentación y el seguro del coche. Se puso nerviosa y emprendió la marcha», relata.

En ese momento ella le sugirió que parase. «Le pregunté que qué le pasaba, que por qué se ponía tan nerviosa. Vi que íbamos en dirección a casa, pero nos seguía la Policía Local», comenta M. J. S. S. El vehículo conducido por la detenida circulaba a gran velocidad por lo que al dar la curva de entrada a La Marzaniella perdía el control y acababa cayendo por un desnivel de unos dos metros. «Yo solo recuerdo que íbamos rápido y que nos salíamos de la carretera. Oí el estruendo, pero no recuerdo nada más. No sé como salió ella del coche, tuvimos el accidente y yo no vi nada más. Lo siguiente que recuerdo es que salí del coche por mi propio pie, pero que me ayudó una pareja que estaba en la zona», comenta la mujer, que después se enteró de todo lo sucedido.

Ayer se conoció también que la mujer dejo el vehículo, sacó de él a su hija y con ella en brazos huyo por La Marzaniella. La Policía Local le habría dado el alto y detenido en el interior del portal de una vecina.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos