«La información de la etiqueta ahora es completa, pero hay gente que no la lee»

«La información de la etiqueta ahora es completa, pero hay gente que no la lee»
Celia Rodríguez, antes de su charla. / MARIETA

«Los pictogramas permiten identificar de un vistazo que un producto es peligroso si ser usa de forma inadecuada»

J. F. GALÁN AVILÉS.

Responsable del Centro de Formación para el Consumo, en Lugones (Siero), Celia Rodríguez explicó ayer las novedades en los pictogramas de peligro de ciertos productos domésticos y en las etiquetas de los alimenticios. La charla se celebró en el Centro de Servicios Universitarios.

-¿Qué son los pictogramas de peligro?

-Una imagen en forma de diamante con fondo blanco y contorno rojo adosada a la etiqueta que incluye símbolos de advertencia sobre los riesgos que conlleva el uso inadecuado del producto en cuestión.

-¿Qué clase de símbolos?

-La nueva normativa, ya en vigor, contempla nueve pictogramas agrupados en tres categorías, peligros físicos, para la salud y para el medio ambiente. Por ejemplo, indican que el producto puede ser corrosivo, tóxico, irritante o inflamable. Como novedad, aparece una exclamación, peligro por irritación cutánea, y se incorporan dos pictogramas, peligro por aspiración y por gas a presión.

-¿Qué objetivo se persigue?

-Que de un vistazo se identifique que es un producto peligroso si se usa de forma inadecuada.

-¿Cuál es el producto doméstico más peligroso?

-No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia. Dicho eso, hay gente que tiende a mezclar productos, como lejía y amoníaco, que desprende una serie de gases que pueden tener serias consecuencias. Leer bien las instrucciones de uso es muy importante.

-¿Cuál es el accidente más común con productos domésticos?

-Las quemaduras y los derivados de su ingestión accidental. Por eso nunca deben guardarse en otro envase, ni debajo del fregadero ni almacenarse en la despensa. Siempre tienen que estar alejados de los alimentos y en lugares ventilados.

-Los cambios en el etiquetado también afectan a comestibles. ¿Cuáles son los más importantes?

-Por ejemplo, deben reflejar con claridad si contienen alérgenos.

-Es como una palabra maldita.

-Son crustáceos, huevos, moluscos, pescados o frutos secos. También está muy de moda el gluten, una proteína que solo es peligrosa para los intolerantes a ella. Lo que pasa es que no se sabía que había tantos.

-Ligero y natural son dos términos muy comunes. ¿Se corresponden con la realidad?

-Más que nada son reclamos publicitarios. Por eso es muy importante leer la etiqueta. Unas galletas sin azúcares añadidos pueden contener gran cantidad de grasas saturadas.

-También son habituales los términos casero y artesano.

-Lo mismo, pero es verdad que el consumidor cada vez tiende más a comprar productos más naturales y menos procesados, con menos aditivos. La venta de productos ecológicos cada vez se incrementa más.

-¿Son realmente ecológicos?

-Sí. Se exigen muchos requisitos, y los controles son exhaustivos.

-Muchas etiquetas expresan porcentajes.

-Es otro cambio. Ahora es obligatorio expresar los valores energéticos y nutricionales por cien gramos o miligramos de producto, especificar las grasas, si son saturadas o no, los hidratos de carbono y que parte de ellos son azúcares y también la sal. Antes aparecía como sodio.

-¿La información de la etiqueta es ahora completa?

-Sí. El problema es que mucha gente no la lee.

-¿Somos poco exigentes?

-Cada vez más, cada vez comparamos más precio y calidad y somos más conscientes de que los hábitos alimentarios influyen en la salud.

-¿Comemos mejor?

-Una alimentación saludable requiere tiempo, tanto para la compra como para la elaboración, y como no siempre lo hay se abusa de productos precocinados o industriales, que no son los más recomendables. Ahora hay niños con problemas de hipertensión o colesterol.

-¿Qué más cambios se han introducido en el etiquetado?

-Hasta ahora solo era necesario indicar el país de procedencia en la carne fresca de vacuno, la fruta, la verdura, la miel y el aceite de oliva. Ahora también lo es en la carne fresca de porcino, ovino y caprino y en las aves de corral. Si antes solo se indicaba si la grasa era animal o vegetal ahora hay que ponerle apellido, y especificar todos los ingredientes de productos que aparentemente son de una sola pieza, como salchichas o palitos de cangrejo. Todo tiene que figurar en un mismo campo visual, pero claro, hay que leerlo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos