«El Celsius 232 y su gente han sido un auténtico descubrimiento»

Anna Starobinets, ayer el el hotel NH antes de la entrevista. / OMAR ANTUÑA
Anna Starobinets, ayer el el hotel NH antes de la entrevista. / OMAR ANTUÑA

Anna Starobinets, escritora y periodista: «Cuando publiqué el libro fue un escándalo en Rusia, la gente me criticaba por internet e incluso muchos medios me cuestionaron»

ÁLVARO F. SÁNCHEZAVILÉS.

Anna Starobinets (Moscú, 1978) es una de las mejores autoras de género de su país y la más reciente ganadora del premio de la Sociedad Europea de Ciencia Ficción. Excepcional escritora tanto de ciencia ficción como de relato corto, de literatura infantil, de terror o de guiones de películas, acudió este año al Celsius.

-¿Cómo y por qué decidió empezar en la literatura?

-Cuando tenía 24 años di a luz a mi primera hija. Por aquel entonces trabajaba como periodista cultural en una revista económica de Rusia y tenía miedo que ese fuera el fin de mi vida profesional, pasarme el resto de mi vida cambiando pañales. Recuerdo que desde niña tenía el deseo de ser escritora, y comencé a escribir historias de terror. Tenía facilidad para desarrollar diferentes argumentos, pero básicamente es eso, decidí darle un cambio a mi vida.

-¿Ha tenido usted algún momento crítico o clave de su carrera?

-En mi país no puedes ser solo escritora. Nunca me dediqué solo a escribir, realmente siempre he compaginado mi vida laboral y personal con mi pasión por crear historias. Al principio lo compaginaba con el periodismo, y más adelante me puse a escribir guiones de películas. Jamás pensé en dejar de escribir, pero de forma no consciente y a consecuencia de un fallecimiento de mi marido deje de escribir durante dos años y lo he retomado hará un año y medio.

-En su novela 'Refugio 3/9' ¿De dónde surge esa fusión entre la mitología y la vida real?

-Tengo mucho influencia de la mitología eslava, pero en Rusia tradicionalmente hablamos de que existen dos mundos, uno de ellos el mundo de los rusos que representa los valores de la realidad y otro de los el mundo de los muertos que reúne todos los elementos de la fantasía y el misterio. Esos mundos están divididos por un río, que actúa como frontera entre ellos, pero en ocasiones se producen choques. En mi novela, el hijo de la protagonista ha desaparecido en el mundo de la fantasía como consecuencia de un accidente que ha tenido en el mundo real, desde este mundo su madre trata de alcanzar su consciencia en el mundo de la fantasía.

-¿Hay alguna temática que no haya tocado en tus novelas pero tenga pendiente?

-Tengo historias de todo tipo y muchas no tienen que ver ni con la fantasía ni con el terror. Por ejemplo tengo dos historias cortas que no suceden en ningún mundo extraño ni tienen ningún elemento fantasioso más allá de la propia fantasía que pueda producir la locura humana, pero ambas desde una perspectiva bastante realista. También tengo cuentos infantiles con temática detectivesca, muy similar a las historias de 'Sherlock Holmes', pero con la peculiaridad de que los misterios transcurren en un bosque y son animales quienes las resuelven. Por último tengo una obra de no ficción, que narra una experiencia que tuve con un embarazo que se complicó y acabó en aborto, en ella hablo del sistema médico de Rusia y lo comparo con el sistema sanitario de Alemania. Mi hijo iba a nacer muerto y tuve que viajar hasta Alemania para interrumpir el embarazo. Cuando publiqué el libro fue un escándalo en Rusia, mucha gente me criticó por internet e incluso algunos medios.

-¿Qué le llevó a contar esa experiencia?

-Como escritora me sentía en la obligación de dar a conocer una situación tan incomoda y denunciable como la que yo pasé. Tenía muchísimo que contar y muchos datos que exponer, por lo que un artículo no hubiera sido suficiente y una serie de ellos hubiera diluido el mensaje principal, por ello la mejor opción para plasmar con la mayor fidelidad mi experiencia fue la novela.

-Mucha gente le considera la Stephen King rusa. ¿Cual de sus obras le gustaría que se adaptara al cine o televisión?

-La verdad es que tengo ya alguna adaptación hecha, hay ya una película sobre una de mi novela 'La tierra de las buenas chicas', pero no me gusta demasiado, se trata de una distopía para niños en animación infantil. Por otro lado, mi otra obra 'Look at him' se adaptó para teatro, concretamente un musical, y sí que me siento orgullosa de ese trabajo. Pero tengo dos sueños, el primero de ellos es que mi novela 'El Vivo' se adapte para una película, por que considero que visualmente tiene un mundo con mucho que ofrecer y que si son capaces de plasmar bien, mi obra puede ser un gran taquillazo. Luego también me gustaría que mis libros infantiles se adaptaran como serie de animación infantil. Ambos proyectos se han planteado y comentado pero por ahora no hay nada seguro.

-¿Cómo ha sido su experiencia en el Celsius 232?

-Avilés y su gente ha sido un autentico descubrimiento. Jamás había visto una ciudad con tanta pasión por la literatura, en toda mi carrera jamás ví a una audiencia emocionarse así.