Censados ochenta nuevos perros de raza peligrosa en Avilés en solo un año

Un policía local recoge a dos perros de raza pit bull abandonados en la puerta del Pabellón de La Magdalena. / MARIETA
Un policía local recoge a dos perros de raza pit bull abandonados en la puerta del Pabellón de La Magdalena. / MARIETA

En mayo de 2018 había 291 y la cifra actual de en el registro oficial ha subido a 371. La policía denegó el año pasado cuatro licencias

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

El número de perros de las denominadas razas peligrosas no ha parado de crecer en los últimos años y el control sobre ellos tampoco. En Avilés hay actualmente 371 animales con estas características, según los datos del Registro de Identificación de Animales del Principado de Asturias. En mayo de 2018 la cifra era de 291, con lo que en este momento son ochenta más. La mayor concienciación de los propietarios de estos animales y la presión y vigilancia policial pueden explicar este aumento del censo de casi un 28% en tan poco tiempo.

La ley del Principado que obliga a registrar perros de razas como pit bull terrier, fila brasileiro, rottweiler o dogo argentino, entre otros, entró en vigor en diciembre de 2002 y desde entonces el número de licencias anuales que concede el Ayuntamiento no para de crecer. El año pasado se solicitaron 73 licencias, de las que cuatro fueron denegadas y cinco eran renovaciones, porque esta autorización para tener este tipo de animales se concede por cinco años.

En cuanto a las denegadas, las razones fueron que el propietario no cumplía alguno de los requisitos que establece la ley. Concretamente, las peticiones de licencia fueron rechazadas por contar con antecedentes penales o sanciones administrativas firmes relacionadas con la tenencia de animales potencialmente peligrosos.

Para poder inscribir en el registro a estos animales, además de tener que presentar un certificado de antecedentes penales, el propietario debe aportar un certificado médico físico y psicológico, la documentación del animal de vacunaciones al día, el certificado del microchip colocado por el veterinario y un seguro de responsabilidad civil de al menos 120.000 euros de cobertura.

El año pasado la Policía Local tramitó un total de 71 denuncias por infracciones de la legislación autonómica de tenencia de animales, no todas terminan en sanción. La mayoría tienen relación con la tenencia de perros potencialmente peligrosos y fundamentalmente por no contar con licencia municipal para tenerlo. Le sigue en cuanto a infracciones denunciadas el hecho de que el propietario lo lleve por la calle sin bozal o sin la correa que le exige la ley -inferior a dos metros de longitud-. Las multas pueden ir entre los 601 y los 3.005 euros. Las denuncias por incumplimiento de la legislación autonómica de tenencia de animales fueron menos el año pasado que el anterior, pero son más del doble que en 2016 y 2015.