El censo de perros se dispara en Avilés y suma cinco altas al día en lo que va de año

Una mujer paseando ayer a dos perros por la calle de La Ferrería. / MARIETA
Una mujer paseando ayer a dos perros por la calle de La Ferrería. / MARIETA

La cifra asciende ya a 10.856 canes y supera a la población de niños y jóvenes menores de 16 años

YOLANDA DE LUIS RUTH ARIASAVILÉS.

Uno de los grandes avances de este último mandato en Avilés ha sido la creación de un consorcio supramunicipal para construir el obligado y necesario albergue de animales. También se han creado los dos parques caninos y hasta un concurso de disfraces de mascotas en las fiestas de antroxu. No es para menos. Ya hay en Avilés 10.856 perros censados, lo que equivale al 13% de la población avilesina que, al contrario Solo en lo que va de año se han registrado 756 altas de canes, según los datos del Colegio Oficial de Veterinarios de Asturias un ritmo trepidante que es similar en toda la región, donde se computan 10.000 nuevos perros cada ejercicio. En Avilés el número de ejemplares venía creciendo en unos setecientos cada año, la misma cifra precisamente de habitantes que se pierden en el padrón municipal, pero este año se ha disparado.

Contrasta además con la cifra de menores que hay en la ciudad, que es realmente baja. Al cierre del año pasado había en Avilés 9.631 niños y jóvenes menores de 16 años, y en ese mismo momento constaban 10.100 perros registrados, una cantidad que ya asciende a 10.856 y que, de seguir esta tendencia, alcanzará dentro de poco a la suma de jóvenes menores no ya de 16, sino de 20, que se sitúa en los 11.898.

La abundancia de perros se ve claramente en los parques y hace tiempo que viene llamando la atención de los sociólogos y también de los empresarios y de los políticos. En esta última campaña electoral se pusieron varias iniciativas sobre la mesa, desde la creación de un macroparque para perros en los terrenos de Gaxín a la necesidad de convertir la ciudad en destino turístico 'dogfriendly', un camino que ya han tomado otros concejos cercanos como Gijón y Castrillón, conscientes de que cada vez son más los turistas que viajan con mascotas y buscan lugares en las que estas sean bien recibidas y se les ofrezcan servicios. En Castrillón, sin ir más lejos, hace tres veranos que se cambiaron las ordenanzas para habilitar un aparte del playón de Bayas para que durante el verano, cuando se prohibía tradicionalmente el acceso de los perros a los arenales, los propietarios de mascotas pudieron tener un espacio reservado, dada la elevada demanda.

Los negocios también se adaptan, y prueba de ello son los cada vez más frecuentes enganches para las correas de los perros a la puerta de muchos establecimientos comerciales, o la cada vez más amplia oferta de veterinarios, peluquerías caninas, hoteles para mascotas y todo tipo de establecimientos especializados.

La lectura de por qué sucede esto, por qué aumenta tanto el censo de perros es algo más compleja que el simple hecho de que las parejas sustituyan a los niños por los perros o que tener un can se ha puesto de moda. «He pasado de pensar que era una cuestión de imagen y consumo a darme cuenta de que hay causas más profundas», señala el sociólogo Arsenio Valbuena. Entre esas causas profundas apunta a «la cada vez mayor dificultad en las relaciones humanas, tanto que preferimos relacionarnos con un perro».

En 2015 había en Avilés 8.150 perros, un año más tarde la cifra había subido a los 8.700, en 2017 ya eran 9.400, y a finales del año pasado 10.100. El crecimiento es constante y no se debe solo a la gente que vive sola. «Para tener compañía valdría la televisión o un gato, pero lo que ocurre es que necesitamos una vida gregaria y el perro viene a cubrir unas necesidades», indica Valbuena, que cree que todo pasa porque el ser humano necesita «alguien a quien cuidar y de quien responsabilizarse», y en los tiempos en los que la paciencia es cada vez más escasa, en los que «buscamos que otros cuiden de nuestros mayores y abandonamos a nuestras parejas cuando consideramos que nos dan demasiado la lata, venimos a suplir eso con un perro».

Un perro cada tres hogares

Las cifras son altas teniendo en cuenta todos los parámetros y dan como resultado que en la ciudad hay casi un perro por cada tres hogares. Es la media, y de continuar el crecimiento actual en pocos años subirá. En Avilés se contabilizan algo menos de 36.000 hogares, 10.000 de los cuales están formados por una sola persona y otros 11.000 por dos. En muchos de ellos el tercero tiene cuatro patas y responde a los silbidos.

Más noticias

Temas

Avilés