El centro deportivo del San Fernando sigue dando pasos

El proyecto se encuentra en información pública para superar el trámite medioambiental previo a la petición de la licencia de obra

Y. DE LUISAVILÉS.

El proyecto para construir un centro deportivo para uso público y ordenar las calles que rodean al Colegio San Fernando sigue dando pasos en su tramitación administrativa con el inicio ayer del periodo de información pública obligatorio dentro de su evaluación ambiental estratégica simplificada. Según se recoge en el documento, la afección ambiental se limitará prácticamente al aumento del consumo de agua cuando las nuevas instalaciones entren en funcionamiento, ya que en la zona no existen especies protegidas ni vegetales ni animales. De esta forma, previsiblemente este proceso finalice sin alegaciones al proyecto.

De hecho, el plan supone fundamentalmente la modificación de varios equipamientos privados y públicos de un ámbito de 57.062 metros cuadrados entre la calle Fuero y Gaxín para darles una correcta calificación urbanística dada la nueva realidad urbana de esta zona de la ciudad que no hace muchos años era prácticamente solo prados.

Una vez aprobado este plan medioambiental, el siguiente paso será la redacción de proyectos para solicitar las licencias necesarias para acometer la construcción de este nuevo espacio que se llamará Enjoy Sanfer.

Además de la construcción del centro deportivo, el acuerdo en el que también participó el Ayuntamiento permitirá mejorar vial y peatonalmente tanto la calle Fuero como el Camino de Gaxín. El intercambio de terrenos entre el Ayuntamiento y el Colegio San Fernando va a permitir la construcción de una acera pública en la margen izquierda de la calle Fuero de manera que mejoran las conexiones peatonales en la zona, a lo que se sumará una nueva línea de aparcamientos y un cambio en los accesos al centro educativo.

El centro deportivo promovido por Enjoy Wellness incluye una sala de fitness de mil metros cuadrados, cinco piscinas (una cubierta de veinticinco metros para nado, entrenamiento, aprendizaje y clases; un vaso de enseñanza para cursos y escuelas; y otro a modo de spa, además de baño turco y sauna; además de dos exteriores con zona de solárium). En el último piso del edificio se construirán tres pistas de pádel, de césped artificial y una terraza de uso lúdico.

El edificio de cuatro plantas y 6.500 metros cuadrados también tendrá servicios como ludoteca con parque de bolas, espacio de cine, zona de juegos, multimedia, 145 plazas de aparcamiento cubierto y una cafetería.

La empresa promotora prevé una inversión de 8,5 millones de euros y tener el centro deportivo listo en un plazo de catorce meses a partir del momento en que pueda comenzar la construcción para lo que todavía restan varios trámites administrativos en el Principado y el Ayuntamiento.