Colas en las firmas y charlas con los autores en la segunda jornada

Paul Azaeta, ayer firmando ejemplares. / OMAR ANTUÑA
Paul Azaeta, ayer firmando ejemplares. / OMAR ANTUÑA

El programa de las Jornadas del Cómic de Avilés reunió a seis dibujantes y guionistas de talla mundial en la Casa de Cultura

ALEJANDRO L. JAMBRINAAVILÉS.

Después de la primera jornada de presentación y toma de contacto, las XXIV Jornadas del Cómic de Avilés afrontaron ayer su segundo día con un programa lleno de sesiones de firmas y charlas de los autores con los aficionados, que pudieron aprender los secretos que se esconden detrás de los grandes maestros, nacionales e internacionales, del noveno arte.

El histórico guionista franco-español, Enrique Sánchez Abulí, fue el primero en subirse al escenario de la Casa de Cultura. Encandiló a los lectores más veteranos con sus anécdotas y sus consejos sobre el arte de contar historias.

Antonio Navarro y Fidel Martínez fueron los otros dos nombres que completaron el plantel de autores españoles que charlaron en la tarde de ayer con los amantes de los cómics. El primero profundizó en el oficio del guionista multidisciplinar, tras su improvisada charla del lunes sobre la industria del cine de animación. Poco más se le puede pedir al autor madrileño. Por su parte, Fidel Martínez pudo aportar su experiencia sobre la ilustración y el trabajo en fanzines.

Los coloquios terminaron con la intervención del guionista italiano Gianfranco Manfredi. El autor reflexiono sobre sus inicios, la inspiración de un padre pintor que estuvo preso en un campo africano o como ha cambiado la industria del cómic en las últimas décadas. «Los dibujantes de la generación de mis padres se hacían una página al día y tenían completo un cómic en un mes. Ahora, y a pesar de las técnicas digitales, una página se hace en una media de tres días», explicó ayer Manfredi. Entre las charlas, los aficionados volvieron a llenar sus bolsas en los stands de venta, donde recolectaron firmas de sus autores favoritos.

Temas

Avilés