El cole de Llaranes rompe barreras

El soporte entregado a Cocemfe. / LVA
El soporte entregado a Cocemfe. / LVA

Los alumnos crean un soporte de tablet para niños con problemas de movilidad Diseñado por el curso de sexto, fue elaborado gracias a una impresora 3D y entregado a Cocemfe dentro del proyecto Aulas Dinámicas

YOLANDA DE LUISAVILÉS.

El Colegio de Llaranes es uno de los tres centros asturianos que en este curso han formado parte del proyecto Aulas Dinámicas de la Consejería de Educación. Se trata transformar el aula tradicional, incorporar la ciencia y la tecnología a la formación y llevar a cabo un cambio metodológico de la práctica docente. Y dentro de ese trabajo, el centro ha ido todavía un paso más adelante y ha unido este programa de innovación a la educación en valores gracias a la colaboración con la delegación en Asturias de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe).

De todo ello ya existe prueba física, un soporte para tablet 'hecho en el cole de Llaranes', diseñado y elaborado gracias a la impresora 3D del centro por los alumnos de sexto curso. Y es que gracias a esta colaboración con la entidad de personas discapacitadas, el colegio se ha comprometido a elaborar ayudas técnicas e instrumentos de apoyo que permitan eliminar las barreras de acceso y participación a la educación de niños de otros colegios o institutos con necesidades especiales. De esta forma entienden que su alumnado puede ser más consciente todavía de las barreras que muchas personas se encuentran a en su día a día para realizar tareas cotidianas.

Cocemfe les encargó un soporte para tablet con un ángulo de 70 grados para un niño con problemas de movilidad. «Partimos de esa idea y comenzamos a pensar, es un proyecto en el que tuvimos que usar muchas competencias matemáticas y finalmente el resultado es un prototipo real que ahora la confederación podrá testar con el niño», indicó el director del colegio, David Artime.

De cara al próximo curso ya hay proyectos en mente que se trabajarán a lo largo de los meses, este se hizo solo en el último trimestre del año. «Nos planteaban la posibilidad de crear un semáforo visual que se encienda a partir de un nivel de ruido determinado», anuncia el responsable del Colegio de Llaranes. Serviría para que los compañeros de una clase fuesen conscientes de que ruido que están haciendo molesta a un niño con autismo, por ejemplo.

La idea es que cuando los elementos ideados y construidos en Llaranes lleguen a manos del niño que los vaya a utilizar pueda verse de alguna forma en el colegio para que los estudiantes sean conscientes de que su esfuerzo ha tenido una recompensa, facilitar la vida a un compañero. Además, Cocemfe impartirá charlas en el centro para continuar en la labor de sensibilización del alumnado.

El próximo curso el Colegio Marcelo Gago se incorporará también al programa Aulas Dinámicas que este año ya ha puesto en marcha Llaranes.