«Los comercios hacían del barrio un lugar entrañable»

Pierde todos los dedos de un pie tras una pedicura con peces
La familia Rubio lleva medio siglo regentando el supermercado de La Carriona. / PATRICIA BREGÓN

Esther Rubio abre las fiestas de La Carriona con la lectura de un pregón emotivo

SHEYLA GONZÁLEZ AVILÉS.

José Rubio llegó a La Carriona en 1968. Allí fundó una tienda de ultramarinos, que después, con el paso de los años, derivó en uno de los primeros autoservicios de Avilés con entrega a domicilio. Su hija, Esther Rubio, fue la encargada ayer de leer el pregón de las fiestas del Santísimo Cristo de La Misericordia de La Carriona. Un discurso emotivo, lleno de recuerdos y de agradecimiento, no solo a sus padres, ya retirados, si no al comercio del barrio en general.

«Gracias a mis padres y su trabajo llevamos cincuenta años en el barrio, ellos son los artífices de esta singladura», comentó Esther Rubio, que no pudo estar acompañada por sus progenitores, delicados de salud. Ella, junto a su hermano, regenta actualmente el supermercado familiar. «Con el barrio tenemos mucho más que una relación comercial», destacaba en su pregón, en el que reconocía que «aunque llevamos medio siglo tenemos ganas de seguir abriendo y de dar los buenos días a nuestros clientes».

El pregón hizo un recorrido por la evolución de La Carriona. «Recuerdo los comercios de los años 70 que hacían del barrio un lugar entrañable», recalcó Rubio. El discurso destacó cómo las últimas décadas La Carriona «ha evolucionado mucho a mejor y con ella el comercio local. De los mostradores de madera, cuentas a lápiz o las romanas para pesar nos hemos modernizado mucho», recalcó la pregonera, que aunque contenta con el paso del tiempo reconoció que «la gente entonces era feliz con mucho menos de lo que tienen ahora».

En su intervención también hizo referencia a la fundación de la Cooperativa Avilesina de Ultramarinos, predecesora de la actual Ucayc. «Nuestra familia está encantada de la clientela, del equipo que formamos y del barrio, que sigue creyendo en nosotros».

Tras el pistoletazo de salida de las fiestas, que acabó con una Esther Rubio emocionada, se celebró una merienda para los socios de la Asociación de Vecinos de La Carriona en el centro sociocultural. Además, el grupo Tres Colores se encargó de amenizar la tarde antes de dar el relevo el grupo Sartenazo Cerebral, que actuó en el Bar La Habana.

Las fiestas no se detendrán hoy sábado, todo lo contrario. Desde bien temprano se tocará diana para animar a todo el vecindario a salir de sus casas y disfrutar de la segunda jornada festiva. A medio día Tres Colores preparará juegos para los más pequeños, antes de que el grupo Ciñu anime el vermú en La Breña.

La tarde volverá a estar protagonizada por los niños, que podrán asistir a la presentación musical de 'Pop piquiñín'. El bar La Habana propone un concierto de z41, que servirá de preludio a la primera de las verbenas, que correrá a cargo de las orquestas Dos de Abril y Cabaret. Además, habrá parrillada a precios populares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos