Los concejales del gobierno socialista se reparten la representación en los barrios

A. S.AVILÉS.

Cada barrio de Avilés tiene su correspondiente asociación vecinal, y estos colectivos sirven de nexo con el Ayuntamiento a la hora de hacer reclamaciones, denuncias, pedir mejoras, etcétera. Es en esa interlocución en la que tradicionalmente ha tenido mucho peso la figura del concejal de barrio, aquel edil del gobierno municipal de turno que se preocupa especialmente de un núcleo de población de la ciudad para recibir y gestionar las peticiones de los vecinos.

En el actual mandato, en vigor desde el pasado mes de mayo, el gobierno local socialista aún no había designado el reparto de concejalías por zonas, algo que queda subsanado desde ahora, tal y como comunicó ayer. Serán asignaciones para los próximos cuatro años, hasta que las nuevas elecciones municipales elijan nuevo gobierno.

Villalegre y La Luz compartirán concejala de barrio en la figura de Yolanda Alonso, edil de Cultura y de Festejos, entre otras competencias. El barrio de Versalles quedará en manos de Juan Carlos Guerrero, uno de los concejales que se estrena este año en el gobierno local.

El centro de Avilés, el barrio marinero de Sabugo y Valliniello -en la periferia a pesar de que su límite geográfico con el casco urbano empieza ya a partir del Niemeyer-, quedarán en manos de la concejala de Hacienda y Turismo Raquel Ruiz López.

Raúl Marquínez será el concejal de barrio del área geográfica que engloba Llaranes, El Pozón y Bustiello, mientras que a Nuria Delmiro, concejala de Educación y Deportes, le toca La Carriona y Miranda, zonas que conoce bien por su etapa educativa.

Jardín de Cantos, El Nodo y San Cristóbal son para Pelayo García, edil de Servicios Urbanos, Lucía Fernández Ron (Servicios Sociales e Igualdad) representará a Valgranda y El Quirinal, y El Carbayedo y La Magdalena han sido asignados a Jorge Luis Suárez.

Temas

Avilés