UGT y CC OO confían en el Principado para mejorar los costes eléctricos

Los sindicatos, a su llegada a la Consejería de Industria. /  ÁLEX PIÑA
Los sindicatos, a su llegada a la Consejería de Industria. / ÁLEX PIÑA

Los sindicatos transmiten al consejero de Industria su preocupación por el precio de la alúmina y su incidencia en Alcoa

F. DEL BUSTO AVILÉS.

Los secretarios generales de las uniones regionales de Industrial de UGT y Comisiones Obreras, Jenaro Martínez Paramio y Damián Manzano, transmitieron ayer al consejero de Economía e Industria, Isaac Pola, la necesidad de reducir los costes eléctricos que gravan al sector industrial, especialmente a los grandes consumidores o electrointensivos.

La reunión se celebró ayer en Oviedo, aprovechando que el próximo jueves, 18 de octubre, Pola tendrá una reunión de trabajo con el secretario de Estado de Energía, José Domínguez. En la reunión también se planteó la necesidad de que el gobierno central aborde el pago de la compensación a la industria por la generación indirecta de dióxido de carbono.

También se abordó la situación de la planta de Alcoa en Avilés, castigada por el alza mundial del precio de la alúmina. Esta estrategia, que favorece a las instalaciones de San Ciprián perjudican a los emplazamientos de Avilés y Castrillón.

Jenaro Martínez Paramio, secretario general de FICA-UGT, recordó que los costes de la electricidad «superan en España en un 30% la media de la Unión Europea», siendo necesario abordar un cambio. «Aún no sabemos nada sobre la subasta de derechos de interrumpibilidad para el próximo año. No es un mecanismo de nuestro agrado y se debería cambiar». Desde UGT se recordó que con la actual política «miles de empleos peligran en Asturias y en Avilés».

Por su parte, Damián Manzano, secretario general de la Federación de Industria de Comisiones Obreras en Asturias, alertó sobre el alza de los precios de alúmina «en parte, alentada por la propia Alcoa y que está poniendo en una situación muy complicada las plantas de La Coruña y de Avilés. Esperamos que no esté creando las condiciones para tomar decisiones drásticas».

Manzano alertó sobre las consecuencias de la política energética para la industria electrointensiva asturiana que puede provocar «una desindustrialización, empobrecimiento y despoblación». Por su parte, desde la Consejería de Economía se declinó hacer declaraciones.

 

Fotos

Vídeos