Control físico para el baile

La primera de las clases se impartió ayer en la Factoría Cultural. /  OMAR ANTUÑA
La primera de las clases se impartió ayer en la Factoría Cultural. / OMAR ANTUÑA

La reputada bailarina avilesina, Lucía Bernardo, impartirá durante toda la semana un taller de danza contemporánea en la Factoría Cultural

ALEJANDRO L. JAMBRINAAVILÉS.

«Cuando buscas un nivel profesional, tienes que llevar tu cuerpo al límite y ellas lo saben», dice Lucía Bernardo. Suena a 'Fama', y así es. Bernardo es una reconocida coreógrafa, bailarina y docente avilesina que dirige Somosdanza, su propia compañía de baile contemporánea en Madrid que ayer arrancó en la Factoría Cultural un taller de danza contemporánea dirigido a profesionales del baile y de la interpretación y que se desarrollará todas las mañanas hasta el próximo viernes. Desde la Factoría Cultural, además, acaban de concederle una residencia de ayuda a la producción por una pieza que estrenó en los teatros del Canal de Madrid y que ha cosechado un gran éxito en la capital.

Al taller se han apuntado diez bailarinas de la comarca «a las que les ofrezco conocimientos de danza contemporánea con un método muy libre, mezcla de diferentes estilos», explicaba ayer la profesora. Lucía Bernardo les hace trabajar en torno a una disciplina en la que el suelo se convierte en un elemento indispensable sobre el que las bailarinas ponen a prueba su expresión, flexibilidad y técnica. «Les ayudo a soltar y controlar su cuerpo, hoy en día la danza contemporánea trata de cuidar el físico y trabajar desde la relajación y evitar las tensiones. Es una cuestión física, si aprendes a controlar tu cuerpo correctamente, no necesitas tanta fuerza muscular para bailar bien», destaca la docente.

Todos estos detalles se tienen muy en cuenta en este taller, lo que no quita que el cuerpo no sufra al hacer algunos movimientos, de ahí que vaya destinado a bailarines con una formación previa. «Por suerte, son chicas muy aplicadas y agradecidas, me dicen que luego en sus escuelas ponen en práctica lo aprendido y eso es muy gratificante», confiesa. Por eso, Bernardo les inculca que no es cuestión de borrar lo que ya tienen aprendido, «si no de complementarlo con pequeños detalles y conceptos, ponemos mucho ojo en los detalles».

«Avilés siempre ha tenido una gran cantera de bailarines a los que debemos apoyar»

Una de las alumnas que en esta primera sesión absorbió todos estos conocimientos como una esponja es Lucía Pla. A sus veintitrés años, esta avilesina lleva casi media vida formándose en ballet clásico, que «es una disciplina mucho más rígida, en la que el cuerpo adopta posturas menos naturales, y Lucía es una profesora excelente que nos enseña a liberar nuestro cuerpo», destacaba esta joven al terminar la primera sesión del taller.

Para concluir la sesión, la docente avilesina hizo un llamamiento para que se apoyen e impulsen más proyectos como este que fomenten la danza en Avilés, «porque es una ciudad con una gran cantera de bailarines que han tenido que irse fuera para triunfar, y otros tantos profesionales que se han quedado y han fundado escuelas de éxito».