El crucero 'Braemar' vuelve a llenar el centro de Avilés de turistas británicos

El Braemar, amarrado a la dársena de San Agustín, junto al Niemeyer. /  MARIETA
El Braemar, amarrado a la dársena de San Agustín, junto al Niemeyer. / MARIETA

«La ciudad es nos está sorprendiendo gratamente. El casco histórico es precioso y la gente muy amable»

J. F. GALÁNAVILÉS.

Una indecisa mañana que fue tornándose en soleada a medida que avanzaba recibió a los cientos de turistas que a primera hora desembarcaron del 'Braemar', el primer crucero que allá por 2012 hizo escala en Avilés y con mucho el que en más ocasiones la ha visitado. La de ayer fue la tercera en lo que va de 2019 y en su cuaderno figuran otras ocho, las más inmediatas los días 5 de septiembre y 27 de octubre, cinco el año que viene y una en 2021.

El buque precisa poca presentación, 196 metros de eslora, 24.344 toneladas y un máximo de ocupación de 929 pasajeros atendidos por 371 tripulantes. Arribó procedente de Santander en el marco de una singladura de ocho noches con salida y llegada en Southampton (Reino Unido) y a media tarde zarpó rumbo a La Coruña, su última parada antes de poner proa al puerto de partida.

La mayoría de los pasajeros eran británicos, y aunque nada más pisar tierra algunos se subieron a autobuses para ir de excursión a Oviedo, Gijón y Cabo Peñas, el grueso se decantó por descubrir por su cuenta Avilés, a esas horas una ciudad poco menos que desierta. «Nos está sorprendiendo gratamente. El casco antiguo es precioso, y la gente muy amable», manifestó el señor Wollstein mientras, acompañado de su señora, contemplaba el palacio de Camposagrado. Como es habitual, junto a las iglesias de San Antonio de Padua, San Nicolás de Bari y Sabugo, las calles de La Ferrería y de Galiana y la plaza de España fue uno de los lugares más fotografiados.

Entre visita y visita los cruceristas hacían una pausa para disfrutar de un café, refresco o cerveza en alguna terraza. Alguno, más bien pocos (es un crucero todo incluido) también se decidió a probar la gastronomía local y a realizar pequeñas compras en los escasos comercios que ayer domingo abrieron sus puertas. «Algo siempre nota y todo es bienvenido, pero tampoco es mucho», manifestaba al respecto el propietario de un estanco.

A día de hoy también han confirmado escala en Avilés otros dos buques de la misma compañía (Fred.Olsen) y similares características, el 'Black Watch', (abril y junio de 2020) y el 'Boudica' (junio de 2020 y abril de 2021). También el 'Crystal Endeavor', un innovador y exclusivo buque aún en construcción que anuncia su llegada para octubre de 2021.