Cuatro de cada diez trabajadores del Ayuntamiento de Avilés tienen contrato de interinos

Trabajadores del servicio de Jardinería en el parque de Ferrera. / MARIETA
Trabajadores del servicio de Jardinería en el parque de Ferrera. / MARIETA

El 10% de las plazas que se contemplan en la plantilla orgánica no tienen dotación presupuestaria y hay otras quince vacantes

RUTH ARIAS AVILÉS.

Hace algo menos de año y medio los trabajadores municipales protagonizaron un histórico encierro en el salón de Plenos del Ayuntamiento. Sus reivindicaciones eran múltiples, pero sobre todo exigían paralizar las convocatorias de varias plazas de administrativos y auxiliares que habían salido a oposición libre porque empleados que llevaban en algunos casos décadas ocupando una plaza como interinos corrían un claro riesgo de perder su puesto de trabajo por no valorarse sus méritos ni su antigüedad y concurrir en igualdad de condiciones que otras personas sin experiencia en la administración local. La cara, por contra, es que por fin comenzaban a darse algunos pasos para terminar con el elevadísimo nivel de interinidad que existe en el Ayuntamiento de Avilés y que ronda el 40%.

La situación no es la misma en todos los departamentos. En la escala de administración general, para la que se convocaron esas polémicas oposiciones, el porcentaje de trabajadores interinos supera el 60%, es decir, que seis de cada diez trabajadores, más de la mitad, no tienen la plaza en propiedad. En algunas subescalas, como la de gestión, el número de interinos supera ampliamente al de trabajadores fijos, y ocurre lo mismo en el caso de los conserjes y ordenanzas, donde hay más del doble de interinos que de empleados que son funcionarios de carrera.

Los únicos departamentos que se libran son la Policía Local, donde no hay ningún agente sin plaza propia y el personal con habilitación de carácter estatal, entre el que se encuentran, por ejemplo, la secretaria municipal y la interventora. El resto de departamentos no se libra de tener trabajadores interinos, en algunos casos en número más elevado que el de aquellos fijos.

El mayor número de personal no fijo se encuentra entre los administrativos

En otras áreas, como es el caso de arquitectos e ingenieros técnicos, la situación también es bastante idílica, pero se contrapone a otros departamentos y grupos profesionales como es el caso de los trabajadores sociales o los propios arquitectos superiores. En este último caso, de las nueve plazas que figuran en la plantilla municipal, cinco están ocupadas de forma fija y otras cuatro cubiertas por eventuales.

Los administrativos

En números absolutos, el mayor número de interinos se encuentra entre el personal administrativo y de gestión, donde hay 76 personas sin plaza propia frente a otras 70 que han superado unas oposiciones. Es aquí precisamente donde el gobierno municipal convocó aquellas polémicas plazas por concurso libre. En concreto, se pretendían cubrir hasta catorce puestos de auxiliares, técnicos administrativos y técnicos de gestión pero, pese a que algunos procesos ya han terminado, las personas que aprobaron las plazas, algunas hace más de un año, aún no han tomado posesión de los puestos a los que accedieron por oposición.

La oferta pública de empleo que está terminando de desarrollarse ahora es la correspondiente al año 2016, y se espera que seis auxiliares administrativos se incorporen a lo largo del próximo año, desplazando a otros tantos trabajadores habituales, y en algunos casos casi históricos del Ayuntamiento, sin que los sindicatos, pese a sus protestas, movilizaciones y encierros hayan sido capaces de evitarlo y lograr que el gobierno diera marcha atrás.

La situación se repetirá más adelante con otros cuatro técnicos administrativos y otros tantos de gestión, que deberían tener las pruebas durante el próximo mes de septiembre.

Técnicos medios

La interinidad también alcanza cotas muy elevadas entre los técnicos medios, llegando a elevarse al 65%. De las 46 plazas que están contempladas en la plantilla orgánica, solo dieciséis están cubiertas por persona funcionario fijo, mientras que el resto las ocupan trabajadores eventuales.

Es interino, por ejemplo, el responsable de programas, también once de los diecinueve trabajadores sociales del Ayuntamiento, y todos los educadores sociales, técnicos de turismo, técnicos informáticos y los de prevención de riesgos laborales, que suman otras diecisiete plazas. De hecho, los únicos con la plaza en propiedad son los dos arquitectos técnicos, dos ingenieros técnicos de obras públicas, uno en topografía y ocho trabajadores sociales.

La situación no es muy diferente en lo que se refiere al personal laboral municipal, entre el que también se registran altas tasas de temporalidad, especialmente en el caso de aquellos puestos que requieren un menor nivel de formación y solo se exige el certificado de escolaridad. Aquí, de las 43 plazas de plantilla que están cubiertas, 27 son interinos y tan solo 16 tienen la plaza en propiedad.

En cuanto a los empleos para los que se requiere un título de educación secundaria, hay 28 plazas cubiertas, de las que 17 lo están por personal fijo y otras 11 por eventuales. Hay que sumar además otro trabajador, un técnico medio, que sí dispone de la condición de funcionario fijo.

Vacantes

Pero los problemas de la plantilla municipal no pasan únicamente por el elevado porcentaje de interinidad y el hecho de que un buen puñado de empleados vayan a perder sus puestos, sino que también hay un alto número de puestos sin dotación presupuestaria y de plazas vacantes.

La plantilla orgánica municipal tiene 526 puestos de trabajo, de los que solo 469 cuentan con dotación presupuestaria. Hay, por tanto, 57 puestos que no pueden ser cubiertos, buena parte de ellos corresponden al personal de oficios, muy mermado en los últimos años en favor de las privatizaciones de los servicios de mantenimiento que prestaban y por el trasvase de sus plazas a otros departamentos como el administrativo. Entre oficiales y operarios hay una veintena de puestos sin dotar.

La situación se repite, a una escala similar, entre el personal labora. En Ayuntamiento tampoco cuenta con dotación presupuestaria para siete puestos de titulados en secundaria y ocho con certificado de escolaridad. En esta misma situación se encuentran además dos puestos de auxiliar administrativo, cuatro auxiliares y un técnico, un ordenanza, dos conserjes, un técnico en topografía, un ingeniero técnico industrial, un auxiliar topógrafo, un gestor informático, un agente de desarrollo, dos bomberos, un gestor, un celador y el abogado consistorial, del que no se dispone y que algunos de los grupos y sindicatos ya reclaman para no tener siempre que acudir a letrados externos.

Existen además una quincena de vacantes, con dotación presupuestaria pero sin cubrir, repartidas entre diferentes departamentos. Afectan, por ejemplo, a un biólogo, un auxiliar de laboratorio, dos técnicos de administración, un oficial, un operario y varios agentes de la Policía Local, cuyos puestos se espera cubrir en los próximos meses mediante un proceso ya abierto.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos