«Ella me debaja la tarjeta para que le sacase dinero», asegura la acusada de estafar a su vecina

La acusada se ha sentado hoy en el banquillo. /Marieta
La acusada se ha sentado hoy en el banquillo. / Marieta

La Fiscalía mantiene la petición de tres años y nueeve meses de cárcel

Una mujer, que responde a las iniciales de M.B.M.F., se ha enfrentado hoy en el Juzgado de lo Penal Número 2 de Avilés a un juicio por estafa, donde se le ha acusado de apoderarse de más de 2.000 euros y joyas de casa de su vecina en Avilés. «Ella me daba la tarjeta y el pin para sacarle el dinero, y siempre le pedía que me diese la cartilla para actualizarla. Nunca cogí joyas en su casa», ha señalado en la vista oral. La Fisclaía ha solicitado que se le condene a un total de tres años y nueve meses de prisión por un delito de estafa, mientras que la defensa ha pedido la libre absolución al considerar que las acusaciones a su defendida se sustentan en hipótesis, no en pruebas.

La acusada ha reconocido que conoce a la denunciante hace doce años, porque son vecinas de puerta. «Hasta hace un año no tuve las llaves de su casa, era una persona que vivía sóla, apenas se podía mover ,y todos los días iba a verla. Hasta que ha llegado su sobrina y no me ha dejado verla más», ha explicado la acusada.En cuanto a las retiradas de dinero en el banco, la acusada se ha defendido. «A veces me daba cheque, pero la mayoría de las veces con tarjeta, aunque le pedía cartilla, para actualizarla. Sólo sacaba lo que ella me pedía, y a veces fui dos veces en el mismo día, porque no se podía pasar el límite de dinero, y me había pedido bastante para ir a Irlanda», ha relatado la mujer. En cuanto a las supuestas joyas robadas en el domicilio de su vecina, la acusada ha negado los hechos. «Las joyas que llevé a la casa de empeño son mías, nunca he cogido joyas de su casa», ha zanjado la acusada.

La supuesta víctima ha comparecido en el juicio como testigo, aunque al preguntarle el juez por la acusada, la mujer, de avanzada edad, tuvo problemas para reconocerla. Su sobrina de H.G.P., declaró que desde hacía un año tenia acceso online a las cuentas de su tía y apreciaba movimientos extraños. «Mi tía sólo nunca saca más de 300 euros, y aquí hay cantidades que no corresponden a su rutina de vída, que sólo tiene el vicio de fumar como un carretera, aunque ya lo ha dejado», resaltó la mujer.

Los supuestos hechos se remontan a 2018, cuando según la fiscalía la acusada reitiró en un corto período de tiempo 2.200 euros de la cuenta de la señora. Además, en fecha no determinada pero comprendida entre junio de 2016 y marzo de 2018, aprovechando que la denunciante le había dejado las llaves de su domicilio, habría sustraído de la vivienda varias joyas. El juicio ha quedado listo para sentencia.

Temas

Avilés